Siete muertos y 2.000 heridos tras 4 días de violencia en El Cairo

La situación en El Cairo se tranquilizó hoy tras cuatro días de batallas callejeras en los alrededores del Ministerio del Interior Egipto, que dejaron siete muertos y 2.000 heridos, según datos de las fuerzas de seguridad.

Según testigos, varias decenas de manifestantes continuaban agrupadas hoy en la zona, pero ya no lanzaban piedras y tampoco la policía utilizaba gases lacrimógenos.

El portal de noticias «Al Ahram», cercano al gobierno, informó hoy de la muerte de un manifestantes a consecuencia de las heridas sufridas, lo que eleva los muertos a siete. Entre los heridos habría 200 efectivos de la seguridad.

El desencadenante de la última ola de disturbios fueron los enfrentamientos tras un partido de fútbol en la noche del miércoles en Port Said, en el norte del país, en los que murieron 74 personas.

Los críticos del Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas, la cúpula militar que asumió el poder tras el derrocamiento del régimen de Hosni Mubarak hace un año, sospechan que la catástrofe fue provocada por violentos enviados por el Ministerio del Interior para justificar la permanencia en el poder de los militares.