Con esas palabras, Frederic Gonte, el director de instrumentalización del observatorio Paranal, en Chile, describió un avance científico que se completó esta semana: la conexión de cuatro telescopios en Chile para formar lo que ha sido llamado el telescopio óptico virtual más grande del mundo.

La unión de las cuatro unidades del Very Large Telescope(VLT, o en español, un telescopio muy grande) en el desierto de Atacama les permite a los científicos crear un espejo de 130 metros de diámetro y, además, les da vía libre para observar el universo de una manera mucho más detallada que antes, cuando se utilizaban dos o tres telescopios para crear el espejo virtual.

Un intento anterior de unir los cuatro telescopios, en marzo, fue fallido, mientras el del pasado jueves fue la verificación científica del sistema, que en otras palabras es el paso previo al comienzo del trabajo científico.

El proceso que conecta telescopios separados se llama interferometría y, además de crear un espejo virtual gigante, también mejora sustancialmente la resolución espacial del telescopio y las capacidades de zoom.

El VLT es uno de varios telescopios en el desierto de Atacama creados por el Observatorio Europeo Austral (ESO), una organización de investigación internacional con base en Múnich, Alemania, y patrocinada por 15 países miembros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here