massa y diplomarticosGabinete de relax ante viaje presidencial. Lo que sindicalistas y funcionarios no dijeron en desayuno. Cumbre de banqueros en la ANSES. Partido de fútbol y la media maratón de BA, con presencia ministerial. Sugestivo viaje de intendente del conurbano y su dama por NY, apasionada por el shopping. Menos glamour en festejo industrial en Morón. Veamos.

TRIDENTE. Como sucede en cada oportunidad que Mauricio Macri viaja al exterior, los ministros festejan el mayor tiempo libre. Sin el gato, los ratones bailan. Lo que no pueden festejar es la ausencia de llamados por el teléfono rojo. Para peor, la diferencia horaria con China hizo que varios de los contactos de Macri con Marcos Peña u otros hayan sido de madrugada. Lo que fue seguido de cerca desde China fue la reunión de ministros con la cúpula de la CGT. Café, sándwiches y curiosamente frutas -como si estuvieran en un plan de ajuste de peso- engulleron los sindicalistas en el piso 18 del Ministerio de Trabajo. El tridente formado por Héctor Daer (Sanidad), Carlos Acuña (estaciones de servicio), y Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) fue recibido por el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana; el ministro anfitrión, Jorge Triaca; el de Producción, Pancho Cabrera; y el de Salud, Jorge Lemus. La cumbre fue mejor que lo esperado, más allá de las declaraciones efectuadas a la salida del encuentro por el tridente. El trabajo de ellos, al fin y al cabo, es el de amenazar con medidas de fuerza. Quien se llevó más para el hogar fue Cabrera, dado que una buena parte del desayuno se la llevó el auge de las importaciones. Recuérdese que la relación CGT-Gobierno está dulce por los $2.700 millones que se les transfiriera en el marco del Plan Nacional de Salud hace un mes. El que llevaba la voz cantante del tridente era Daer, quien se sentó en el medio. Acuña, hombre de Luis Barrionuevo, no proviene de un gremio poderoso por cierto, mientras que Schmid, un «Moyano-boy», tampoco. Francisco Gutiérrez (UOM), José Luis Lingeri (obras sanitarias), Andrés Rodríguez (UPCN), Jorge Sola (seguro) y Argentino Geneiro (gastronómicos) estuvieron en la segunda línea sindical. Ernesto Leguizamón (jefe de Gabinete de Trabajo), el secretario Ezequiel Szabor, también del otro lado. El Gobierno hizo trascender en los diarios del fin de semana los cambios en la escala de Ganancias que cuentan camuflado, una mayor presión impositiva para los asalariados de mayores ingresos, que pasarán a tributar de 35% a 40%. De todas maneras, se asemeja más a un testeo de la medida en el mercado, dado que la nueva escala de Ganancias no fue avalada por los gremialistas ni por la oposición, que debe dar su visto bueno en Diputados y Senadores. Otro proyecto que irá al Congreso es el de reforma a las ART. Mauricio Macri era partidario de aplicar un DNU, pero fue convencido por sus allegados, Peña y ministros, del trámite parlamentario. La situación que vive el sector es para el Guinness de los récords: bajó la siniestralidad, pero trepó la judicialización. Una de las industrias que no sufre la recesión, la de los juicios.

LESIONADO. El fútbol de la quinta de Olivos se jugó sobre terreno resbaladizo y sin la presencia de Mauricio Macri, de viaje por China. Casi como siempre, ganó el equipo de Casa Rosada que capitanea Marcos Peña y que tiene como arquero al radical Ricardo Buryaile. En ese combinado se destacan también Alfonso Prat Gay y uno de los goleadores históricos, el ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza. El partido terminó con el triunfo de Casa Rosada sobre Ministerios por 2-1. Sin embargo, en esta ocasión el resultado no fue noticia. La novedad, desafortunada, llegó a través de un ministro del gabinete nacional que resultó lesionado y debió abandonar el campo de juego antes de que terminara el partido. La víctima de un pelotazo furibundo y envenenado fue Guillermo Dietrich. El ministro de Transporte se interpuso accidentalmente en un remate de Lacunza y amortiguó el pelotazo con una mano. El grito de dolor de Dietrich retumbó en la quinta residencial. Se pitó mano y tiro libre indirecto a pesar de que no fue intencional. El funcionario debió abandonar el campo de juego. La prueba de la inocencia de Dietrich llegó con el diagnóstico médico. Fractura de muñeca que lo privará, al menos durante unos días, de sus clásicos recorridos en bicicleta. Para «Ministerios» jugó: el diputado (Córdoba) Héctor Baldassi al arco, Fabián Zampone (BCRA), Germán Garavano y el vice Santiago Otamendi, Guillermo Dietrich, Hernán Lacunza y Lucas Llach. Pero quien debería ser convocado es el ministro de Educación, Esteban Bullrich, a juzgar por su marca ayer en la media maratón de Buenos Aires. Clavó «2 horas y 2 minutos» a pesar de que se detenía en diversos puntos del recorrido a publicar fotos de su performance. Después de las semanas de entrenamiento y rigidez en materia alimenticia, le llegó su «destape calórico» con un asado que el propio ministro preparó para su familia. Para poder llevar a cabo sus funciones y al mismo tiempo entrenar, Bullrich salía a correr a las 5 AM los días de semana. Previo a la media maratón de ayer, concentró en Jujuy junto al gobernador Morales y la vicepresidenta Gabriela Michetti, donde inauguraron un edificio de innovación tecnológica para los alumnos de esa provincia.

RESISTENCIA. El viernes, regada de buen vino, se llevó a cabo la cena del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal en conmemoración de los trabajadores de la matrícula. El escenario fue La Rural y como organizador principal estuvo su presidente, Jorge Rizzo. Entre los muchos asistentes del PRO, se destacó la ausencia del Daniel Angelici -en Europa por reunión de clubes representando a Boca Juniors mientras recibe fuego cruzado por las denuncias del desplazado Juan José Gómez Centurión-. También en el CABJ Angelici es resistido, no sólo por la performance del equipo, el dinero gastado en la compra de jugadores, sino por la mala performance del club en 2016. Al parecer, aquí no hay segundo semestre que pueda reactivar a Angelici en lo futbolístico. Pero entre las 900 personas hubo gente bajo su influencia como el presidente del Consejo de la Magistratura de la Ciudad, Enzo Pagani, y el ministro de Justicia porteño, Martín Ocampo. Una de las mesas más activas fue la ocupada por la agrupación de abogados «Justicia Ya», cuyo principal referente es el exdiputado porteño Marcelo Meis, y horas antes de la cena hizo su tercer encuentro de «Diálogo entre Abogados y Jueces», con la participación del juez federal Julián Ercolini, a cargo de una de las causas más calientes, como Hotesur. En la comida, mientras de fondo sonaban Los Auténticos Decadentes, se discutió el traspaso de la Justicia nacional a la órbita metropolitana junto con otras competencias, cuyo objetivo persigue el oficialismo pese a la resistencia de jueces.

APUESTA. Donde circuló información financiera fue en el segundo piso de la ANSES el jueves pasado. Es que el Gobierno, de la mano de bancos oficiales y privados, presentaba una carta que bien puede tener un impacto para el 2017 electoral. Se trata de otro impulso a los préstamos hipotecarios a través de la línea Pro.Cre.Ar., una de las pocas marcas del kirchnerismo que sobrevivió en la gestión PRO. Los préstamos con cuotas ajustables por inflación y tasas del 5% ya cuentan con más de 100 mil interesados. Hacia el edificio de la avenida Córdoba fueron Juan Curutchet, Javier Ortiz Batalla, Enrique Cristofani, Jorge Brito (h) entre otros, los que fueron recibidos por el dueño de casa, Emilio Basavilbaso. En la medida en que la inflación ceda, habrá una palabra que se pondrá de moda: UVI, las Unidades de Vivienda por las que ajustan los créditos. Ya en el Banco Provincia hay 9.000 contactos semanales nuevos y 500 casos para escriturar. Curutchet dijo en la ANSES que «con todos los bancos convocados se multiplica entre 7 y 10 veces el fondeo que aporta el Estado». De cada préstamo hipotecario, el Estado subsidia entre 200.000 y 300.000 pesos. De esta manera, se volcarán $16.000 millones para hipotecarios desde ahora. Un anticipo en la previa de las elecciones 2017: en marzo próximo se permitirá que los fondos se destinen para la construcción o refacción de viviendas ante la gran cantidad de requerimientos desde el interior del país.

DE SHOPPING. Mientras en el municipio de Lomas de Zamora la situación no deja de complicarse por la inseguridad y los conflictos vecinales, el intendente Martín Insaurralde viajó esta semana a los Estados Unidos, donde mantuvo reuniones con funcionarios del Gobierno del distrito de Columbia, y se interiorizó sobre programas de modernización y seguridad ciudadana. Durante las entrevistas con Kevin Donahue (responsable de la Policía de ese distrito) y Betsy Cavendish, una de las referentes en manejo de gestión, Insaurralde se entretuvo lo suficiente como para no reparar en que la primera dama lomense, Jessica Cirio, paseaba su escultural figura por las tiendas más afamadas de la Quinta Avenida. Así pudo verse a la joven haciendo escalas en Banana Republic, Gucci, H&M, Prada, Victoria’s Secret, Tiffany y cuanto comercio le aceptó su tarjeta. Claro que las reales aspiraciones de la exmodelo hoy están puestas en su nuevo emprendimiento de negocios: acaba de lanzar su propia app de ejercicios y tips de alimentación, algo que enorgullece al intendente. En tanto, los opositores de Insaurralde en Lomas de Zamora aprovecharon la ausencia del jefe comunal para señalar que «se fue a Estados Unidos para aprender a gobernar, porque hasta ahora no acierta con ninguna medida».

PARTIDO EMBRUJADO. Un Día de la Industria menos glamoroso pero más real tuvo lugar el viernes en La Cantábrica, en Morón. Se trata de un ícono del sector dado que allí funcionaba una metalúrgica con más de 8.000 empleados. Tras su colapso, hoy en el Parque Industrial hay más de 40 empresas dedicadas a diferentes rubros. Hacia allí fueron el viernes cerca del mediodía el ministro de la Producción bonaerense Joaquín de la Torre, su par de Educación, Alejandro Finocchiaro, el intendente de Hurlingham «Juanchi» Zabaleta y el de Morón, Ramiro Tagliaferro. Edgardo Gambaro, presidente de la Unión Industrial del Oeste, y de CAME Industria, Luciano Grondona, entre los empresarios pymes presentes. Sándwiches para todos, reflejo de la caída de la actividad y la falta de «brotes verdes» en el sector para el segundo semestre. «No tenemos suerte en Morón con los intendentes: Rousselot se peleó con Duhalde, Sabbatella se alineó tarde con el kirchnerismo y ahora que teníamos al marido de la gobernadora, se divorcia», decía un empresario pyme. Curiosidad I: como había alumnos de escuelas técnicas presentes, llamó la atención el desarrollo para calentar agua con energía solar presentado con un costo de apenas $2.500. O un casco inteligente para motos que suena cuando el motociclista no lo lleva puesto y una silla de ruedas que por mecanismos específicos permite poner en posición vertical a la persona que está sentada. Curiosidad II: tras el ágape, Zabaleta se fue con empresarios al Hurlingham Club, el «club de los ingleses», célebre por su cancha de tenis de césped y su cancha de golf.

CONFUSIÓN. Tener un grupo de WathSapp puede ser muy práctico para comunicar algo entre muchas personas que integran un equipo. Pero muchas veces puede provocar malos entendidos que generan dolores de cabeza. Esto fue lo que ocurrió en el staff ministerial que dirige Carolina Stanley, responsable de la cartera de Desarrollo Social de la Nación. Algunas personas que no la quieren (pero tampoco la conocen demasiado) viralizaron un audio donde se escuchaba una voz -que supuestamente pertenecía a la ministra- en la que la funcionaria dejaba indicaciones a sus subalternos antes de desconectarse «por completo a las seis de la tarde» del día viernes, para reintegrarse al trabajo recién por la mañana del lunes. En la grabación se escucha a la voz femenina resaltar que sólo admitiría ser interrumpida por una «emergencia brutal». Cuando las voces críticas comenzaban a arreciar contra Stanley, su fiel escudera y responsable de la coordinación de audiencias ministeriales, Emilia Frigerio, se arrojó sobre la granada y asumió la total responsabilidad del episodio: «Esa voz es mía, soy yo la que le daba indicaciones a la gente del equipo y no Carolina», aclaró Frigerio. Finalmente, todo quedó aclarado: la que aprovecha a full sus findes es Emilia; la ministra -aseguran- está siempre al pie del cañón.

DISPUTAS. El magistral Museo de Arte de Tigre, el MAT, se abrió el martes pasado para una recepción, casi presidencial, de Sergio Massa a una nutrida comitiva de embajadores de la región. Everton Vieyra, de Brasil, que está de salida rumbo a Ginebra y el 7 encabezará la pompa de la fiesta patria brasileña; el peruano José Sánchez-Cerro, Héctor Lescano de Uruguay, José Viera-Gallo de Chile, el paraguayo Federico González y el encargado de negocios de Colombia, Lenin Hernández. Dos horas de cena con entrada de langostinos, un primer plato de carne glaseada y siempre, casi un clásico de todo evento con ecos diplomáticos, vino criollo. El delegado chileno aportó, como parte de un sketch clásico, a la disputa sobre los mejores vinos de esta parte del mundo así como con los diplomáticos brasileños es inevitable la mención al fútbol. Massa, se sabe, es de Tigre -en realidad antes fue de San Lorenzo y luego de Chacarita-, por lo que no tiene muchos elementos para el espadeo deportivo. Nadie, a esta altura, lo discrimina por eso. Menos los diplomáticos que desfilaron por Tigre; se fascinaron con el MAT y contaron, sobre el final, que en estos tiempos saben que pueden reunirse con los dirigentes de cualquier partido, empresarios o gente de medios sin temor a que al día siguiente algún funcionario los reprenda por esos encuentros. Era, se coincidió, lo que ocurría en tiempos del kirchnerismo lo que hizo que las citas no se hagan o tengan que ser perfectamente clandestinas. El diputado, cuya última picardía es decir que no será candidato en 2017, se hizo acompañar por Roberto Lavagna, su asesor premium en asuntos económicos, Martín Redrado, a quien presentó como un experto en mercados, y por Gustavo Martínez Pandiani, el diplomático en quien delegó los vínculos con el exterior y la agenda futura que, contó, lo llevará a China en los próximos meses. Estaba, infaltable, Malena Galmarini y Julio Zamora, el intendente y anfitrión. Nadie consiguió que, para ese compromiso con embajadores, Massa se ponga una corbata, una negación que ya parece ir más allá de la estética. Consiguió, así y todo, sentar en la mesa grande a delegados de esos países como parte de una tesis que expone sobre la idea de una Argentina «bioceánica» que no signifique que formar parte del Mercosur lo excluya de tener buenas relaciones y vínculo comercial estrecho con la Alianza del Pacífico. «No son incompatibles», dijo Massa, y Vieyra lo respaldó diciendo que el destino del Mercosur no es cerrarse sino fortalecerse y salir a negociar en bloque. Algunas pastillas sobre la suerte de Malcorra en la ONU que se supuso complicada porque quedó detrás de Irina Bokova, la búlgara que está bien perfilada y rankea como la mujer con más chances. Se repasó, allí, algo que ya contó este diario: que la canciller parece decidida a irse, indistintamente del resultado de la elección de la ONU, a vivir a Europa, preferiblemente a Madrid, donde vive su esposo. Miradas atentas sobre la situación de Venezuela y más que opiniones, buenos deseos, al embajador brasileño sobre la etapa que arranca con Temer, tras el juicio político a Dilma Rousseff.

Vamos a terminar con un chiste monacal.

Dos sacerdotes amigos deciden tomarse unas breves vacaciones en el Caribe. Al llegar allí, con la intención de pasar un auténtico período de descanso sin nada que los identifique en sus ropas, concurren a un negocio local y se compran shorts, remeras, sandalias, lentes de sol y colgantes típicos. Vestidos de esa forma, al día siguiente van a la playa y se echan en sus reposeras, cada uno con un daiquiri. Estando así ven que una rubia espectacular, con una bikini estrechísima, pasa caminando junto a ellos. Encantados, ambos la miran y no pueden evitar dedicarle una sonrisa. La rubia, al verlos, también les sonríe.

-Buen día, padre -le dice al primero-.

-Buen día, padre -le dice al segundo, y sigue su camino.

Los curas se levantan de un salto, se miran entre ellos extrañados, se palpan el cuello creyendo que quizá les haya quedado el crucifijo, pero no, sólo llevan los colgantes. Por la tarde vuelven al negocio y compran ropa caribeña y accesorios todavía más exóticos.

Al día siguiente, vuelven a la playa en sunga, pulseras y anteojos de sol de marcos estrellados. Y a los pocos minutos ven que se acerca la misma rubia, con una bikini todavía más provocativa. Al pasar junto a ellos se repite lo del día anterior.

-Buen día, padre -le dice al primero.

-Buen día, padre -le dice al segundo.

Entonces, sin poder aguantarse, uno de los sacerdotes se pone de pie y la llama a gritos:

-¡Señorita, venga por favor! Díganos una cosa… Sí, somos curas, y muy orgullosos de serlo. ¿Pero cómo se ha dado cuenta usted?

-Oh, padre -responde ella-. ¿No me reconoce? Soy la hermana Filomena.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fte:AMBITO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here