La inactividad física puede ser mortal
En la población hay un 40 por ciento de personas que fuman, un 40 por ciento de personas obesas y un 90 por ciento de personas sedentarias, cuando el organismo carece de actividad física se vuelve vulnerable ante diversas enfermedades.
En las sociedades actuales la obesidad es un problema de los países desarrollados, en razón de que al haber más tecnología, se evita el esfuerzo físico, razón por la cual la gente no se ve obligada a realizar ciertas actividades favoreciendo el sedentarismo.
La inactividad física representa más que la ausencia de actividad, porque hay conducta físicas pasivas como trabajar con la computadora, leer, mirar televisión, hablar por teléfono, estar sentado….
En las últimas dos o tres décadas se incremento esta inactividad, la necesidad y la disposición de realizar ejercicios físicos va decreciendo con la edad. Se prefiere usar el automóvil, en vez de caminar o andar en bicicleta, en los domicilios hay máquinas que lavan, hay mas tecnificación en los electrodomésticos, elementos que favorecen a la inactividad.
La inactividad física, en el organismo repercute de manera negativa, afecta al ámbito social, síquicos y físico.
Hay una fisiología de la inactividad, cuando se permanece inactivo el cuerpo, comienza a realizar acciones perjudiciales para la salud.
Activar los músculos contrayéndolos produce sustancias benéficas.
Un estudio revelo que las personas que hacen recreos mientras realizan sus actividades sentados, tenían las cinturas más pequeñas, y mejor metabolismo de los azúcares y grasas, que aquellos que permanecían sentados horas sin moverse.
Debemos tratar de usar poco a los ascensores.
Cuando salimos a comprar, tratemos de no usar el automóvil, o estacionarlo a pocas cuadras del lugar. Si tomamos un transporte público, la misma recomendación, es decir bajarse unas cuadras antes, para obligarse a caminar.
Mientras estemos sentados hay que mover los músculos, ya sea con pesas, o ponernos una pelota en el pie.
Caminar diez o doce cuadras por día.
Hay que dormir sobre colchones rígidos, para lograr tener un sueño profundo y reparador.
Andar en bicicleta, para absorber el oxigeno.
Hay que caminar y nadar.
Hay que tener actividad física regular para evitar el sedentarismo.
Además tenemos que tener en claro, que para tener beneficios en nuestra salud, no debemos hacer esfuerzos extenuantes. Hay que acumular al menos treinta minutos de actividad física a moderada, casi todos los días de la semana.
Esta actividad la puede realizar en forma fácil cualquier individuo o por tramos de diez minutos y lo puede realizar con las tareas cotidianas subir escaleras, arreglar el jardín, encerar, planchar, lavar, caminar a buen ritmo. Lo fundamental es quemar calorías hay que tomar conciencia que no debemos de ninguna manera, permanecer sentados, sin movernos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here