El magistrado buscará comprobar la legalidad de la firma que aparece en el escrito con el cual el legislador del peronismo disidente respondió a la citación judicial. Desde la Justicia quieren aclarar la vinculación del empresario con Mario Segovia, imputado en la causa por tráfico de efedrina.

El juez Federal de Zárate-Campana Federico Faggionato Márquez enviará un oficio a la cámara de diputados de la Nación, para certificar si la firma que aparece en el escrito con el cual Francisco De Narváez respondió a la citación del magistrado, corresponde efectivamente al legislador del peronismo disidente, indicaron fuentes judiciales.

Las fuentes señalaron que en el juzgado federal «aún no saben si la firma que lleva el escrito es realmente la de Francisco De Narváez; por lo cual el juez para constatarlo deberá primero emitir un oficio al Presidente de la Cámara de Diputados de la Nación para que conteste y certifique si es o no, la firma del empresario».

Faggionato Márquez citó a De Narváez para que aclare porque un empleado suyo llamó desde un teléfono celular a nombre del empresario, al detenido Mario Segovia imputado en la causa por tráfico de efedrina.

Amparado en sus fueros de legislador, De Narváez presentó un escrito de tres carillas, donde ratifica sus declaraciones públicas en las que niega conocer a Segovia, conocido por su alias Héctor Benítez y aseguró que fue desde el celular de Danilo Coronel, un empleado de su campo en Luján, de donde se efectuaron las tres llamadas a Segovia.

La fuente explicitó que «De Narváez expuso en su escrito lo que él considero, es una especie de justicia privada declarada ante un escribano público, lo tercerizó y después lo envió al juzgado, así no se procede en la justicia».

Desde el juzgado Federal de Faggionato Márquez evalúan citar al empleado de De Narváez, Danilo Coronel, pero no hay definiciones, ni precisiones sobre las condiciones en las que debería presentarse.

Otra de las posibilidades que habilita la ley es que el juez Faggionato Márquez se presente en la Cámara de Diputados para tomarle declaraciones al diputado, posibilidad que por ahora no es contemplada en el juzgado Federal de Zárate-Campana.

Por su parte la titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, sostuvo en relación a la situación por la que atraviesa De Narváez que «la oposición tiene que estar expectante porque toda la oposición va a sufrir este tipo de ataques» y reveló que llamó al diputado «como siempre cuando tengo sospechas de una operación fascista».

«Veo una gran intencionalidad del gobierno contra De Narváez. La diferencia con lo que pasó con (Enrique) Olivera es que ésto es verdad», dijo Carrió aunque aclaró que «las llamadas no acreditan nada», dijo Carrió.

La fuente judicial precisó que «en términos generales el señor De Narváez ratificó sus declaraciones públicas en las que niega conocer a Segovia o a Benítez, y aseguró que el celular desde donde se hicieron las llamadas pertenece a una flota de 1.156 aparatos que posee a su nombre y que están distribuidos a diferentes personas que trabajan para él».

«El diputado transcribió una grabación realizada a su empleado, un peón de campo, mientras conversaba con un hombre del entorno de De Narváez que lo llamó para preguntarle detalles sobre esas llamadas», especificó la fuente.

«Esa comunicación fue grabada y ratificada ante el escribano público Esteban Urresti, el 21 de abril pasado», según se desprende del escrito que presentó ayer De Narváez ante la justicia.

En uno de sus párrafos sostuvo que «el hombre que llamó a Coronel le preguntó si le prestaba el teléfono, y que el jardinero respondió que si, que en algunas oportunidades lo ofrecía a gente que trabajaría en el campito que posee de Narváez en Luján».

De acuerdo al escrito «el hombre también le preguntó al jardinero si alguna vez había perdido el celular por seis o siete horas, y el empleado del empresario contestó: no, si lo hubiera perdido por tantas horas habría hecho la denuncia correspondiente a la policía».

También aclaró en la presentación que «Coronel aseveró desconocer a Segovia o a Benítez, pero el jardinero no identifica a las personas a las que les prestaba el teléfono, ni tampoco se lo preguntaron».

«La fuente informó que en el escrito «el hombre que llamó a Coronel le preguntó si tenía otro teléfono celular y que el jardinero le respondió que no».

El escrito fue llevado por una mujer al juzgado de Faggionato Márquez alrededor de las 10.

El escrito está firmado por Francisco De Narváez con domicilio real en la ruta 8 en un campo en Luján y con domicilio oficial en la Cámara de Diputados de la Nación.

Fuentes judiciales indicaron que «hasta el momento no hay pruebas que vinculen a De Narváez con la causa, con excepción de las tres llamadas».

Francisco De Narváez dijo públicamente que «está a disposición de la justicia para hacer todas las aclaraciones que correspondan a la investigación».

Pero también salió a desvincularse completamente de la causa al sostener que «todo es parte de una persecución política en el marco de la campaña electoral».

Las justicia detectó tres llamadas registradas en el 2006 realizadas desde uno de los equipos Nextel a nombre del empresario hacia el «rey de la Efedrina» Mario Segovia.

Las llamadas aparecieron en una investigación por un contrabando de CD y DVD.

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here