Kendra Wilkinson, la ex novia mediática del dueño de Playboy, Hugh Heffner, no soportó las altas temperaturas que azotaron esta semana a la  estadounidense de Los Ángeles y decidió cortar con tanto calor.
¿Qué se le ocurrió? A la  de los  semanales de la versión estadounidense –y original, claro- de “Bailando por un sueño”, la rubia decidió volcarse una botella de agua en su afamado escote que, para deleite de los presentes, no estaba sujetado por un corpiño.

«¡Que se ponga de moda!», grita la  masculina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here