Miles de australianos fueron obligados a abandonar sus hogares debido a inundaciones sin precedentes que aislaron pueblos enteros. Las precipitaciones amenazan con anegar las carreteras.

 

Las lluvias han hecho incrementar y desbordar ríos en toda Australia y se teme que más pueblos queden aislados.

La policía ordenó a los 3.800 habitantes del pueblo de St George, en el norte del Estado de Queensland, a evacuar sus viviendas mientras las aguas del río Balonne alcanzaban niveles récord, amenazando con cortar la única ruta terrestre de salida.

La primera ministra Julia Gillard envió un avión de transporte militar Hércules C130 para trasladar a los pacientes del hospital de ese pueblo a otras instalaciones médicas de la costa, y el hogar de ancianos también fue evacuado.

Ocho helicópteros de defensa ayudaban a las operaciones de búsqueda, rescate y aprovisionamiento en la zona inundada, llevando a los vecinos a lugares seguros y lanzando alimentos, cobijas, suministros médicos y artefactos fundamentales como generadores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here