La seleccion argentina femenina de handball estará por 1ª vez en los JJOO. ¿Quiénes y cómo son sus integrantes?

hand«Esta es la banda de La Garra argentina,

que por los colores siempre da la vida.

Vamos a ir a Toronto a ganar los partidos

y el que viene vamos a Rio.

No lo trate de entender, no van a poder

se van a querer matar porque vamos a clasificar

Que se venga Cuba y las chilenas,

que con La Garra me voy a la guerra»

Este fue el himno del festejo, del logro con gusto a hazaña, del desahogo. Ellas se abrazan, saltan, gritan, ríen, lloran, corren, revolean banderas y se abrazan otra vez.

Ellas integran el seleccionado argentino de handball y consiguieron el pasaje a los Juegos Olímpicos por primera vez en la historia. Como las Panteras en el voley. Parece que las chicas se vienen con todo.

Pero llegar a Río no fue tarea fácil. Costó. Mucho.

El handball femenino se hizo olímpico en Montreal 1976, pero Argentina siempre se vio postergada en la región por el poderío brasileño. Esta vez se abría una ventana: Brasil liberaba una plaza para Río 2016, una oportunidad inmejorable. Lo único que había que hacer era evitar al equipo verdeamarelho en el cruce de semifinales. Y para eso debían quedar primeras en el grupo B de los Juegos Panamericanos de Toronto 2015.

Arrancaron con un triunfo ante Uruguay, 20-15, pero luego la derrota 27-25 frente a Cuba complicaba mucho las cosas. Se alejaba la chance de clasificar primeras y evitar a Brasil en la semi. Hasta que el milagro ocurrió: las uruguayas, con 10 centímetros y 10 kilos menos en promedio que las cubanas, las superaron por 33 a 28, un duelo que en los papeles no tenía equivalencias. «Fue la resurrección, lo que nos dio finalmente la posibilidad de llegar a la final porque Brasil es durísimo, vino con todas sus campeonas mundiales», aseguró el técnico argentino, Eduardo Peruchena.

Luego llegaría el cómodo triunfo ante Chile y el aún más cómodo triunfo ante México en la semifinal, lo que aseguraba el pasaje a Río 2016. «Es el sueño de nuestras vidas», confesó Victoria «La Maga» Crivelli, armadora y símbolo del equipo, resumiendo las sensaciones del resto de sus compañeras.

¿Y por qué la Garra? El apodo surgió tras la iniciativa de la psicóloga del plantel, Laura Spaccarotella, que le comunicó al cuerpo técnico que debían redondear la mística del equipo mediante un símbolo. Primero encontraron «Las Pibas», pero fue descartado porque es justo lo que ellas tienen que dejar de ser. En una reciente gira por Hungría nació el concepto de «La Garra», que es su máxima cualidad, como señala Crivelli: «Tenemos mucho amor por la camiseta, mucho sacrificio y compromiso con el equipo, creo que son las cosas que nos definen».

Según la armadora, la incorporación de la psicóloga fue fundamental para la unión y consolidación del grupo: «Trabaja con nosotras temas como la confianza, la seguridad y diferentes aspectos en la formación de un equipo maduro». La tarea del cuerpo técnico fue también muy importante en este sentido: «El handball femenino es muy emocional, los varones son más equilibrados y hay que manejarlo. Trabajamos mucho para estar acá», reconoce el entrenador.

«Raqui», como le dicen sus dirigidas, asumió como técnico de la selección a mediados de 2013 luego de una salida muy conflictiva de Daniel Zeballos, conocido en el ambiente como el Zurdo, que transitaba su segunda etapa al frente del equipo. El plantel tuvo muchos problemas con él y varias amenazaron con abandonar porque, decían, no soportaban más los malos tratos. Con Peruchena la cosa fue completamente distinta y las chicas encontraron la contención que necesitaban.

El equipo está integrado por jugadoras muy jóvenes, como la mendocina de 19 años Macarena Sans, pero también por veteranas, como la arquera Valentina Kogan, de 36 años, que será mamá de mellizos dos meses después de su soñado debut en los Juegos Olímpicos. Los bebés crecen en la panza de Carolina, su pareja, que quedó embarazada tras varios intentos de fertilización asistida.

Según la lateral cordobesa Luciana Haro, el complemento de edades es la mayor virtud de La Garra: «Nuestra mayor virtud es tener jóvenes y también experimentadas para salir de los vaivenes de cada torneo». Para la también contadora Haro, el pasaje a Río tiene un sabor particular, teniendo en cuenta que muchas veces pensó en renunciar a la selección porque no le reintegraban sus viajes desde Córdoba al CeNARD. «He disfrutado el momento de volver a entrenar. Todas somos uno solo. Se me vienen en la cabeza todos los doble turnos y trabajo en gimnasio. Es un objetivo cumplido estar en Río», declaró, luego de conseguir la clasificación.

Este equipo tuvo que superar muchas adversidades para llegar a Río y lo consiguió: con uñas afiladas y un corazón enorme, La Garra estará en Brasil.

fuente espn

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here