casa donde mataron familiaEl adolescente de 16 años detenido por el crimen de su madre y de su padrastro en su casa del partido bonaerense de Berazategui se negó a declarar y por ahora continuará preso, informaron fuentes judiciales.

El joven fue llevado este viernes para ser indagado por el fiscal del Fuero Penal Juvenil 1 de Berazategui, Federico Weinstein, pero rechazó ser interrogado por recomendación de su abogado, Daniel Giaquinta.

El chico está imputado de «doble homicidio agravado por el vínculo» luego de que el martes fuera encontrado en su casa con el cadáver de su madre, Romina Paladino (34), y de la pareja de ésta, Gastón Pineda (32).

Los investigadores creen que el hecho ocurrió durante la noche del viernes o el sábado pasados, aunque se descubrió cuando la madre de Pineda, Mirian Larrosa, se acercó a la comisarí­­a 1ra. de Berazategui alarmada porque no veí­­a a su hijo y a su nuera desde hací­­a dí­as.

Larrosa también le dijo a la Policí­a que habí­a llamado al celular de Pineda durante el fin de semana, que alguien habí­­a atendido haciéndose pasar por él y que entonces sospechó que algo habí­­a ocurrido.

Las autoridades fueron a la vivienda de Saavedra al 4500, de Berazategui, que compartí­an Paladino con su hijo de 16 años y a la que concurrí­a habitualmente Pineda, en pareja con la mujer desde hací­a unos 8 años, y el chico les permitió pasar.

El cuerpo de Paladino estaba en el living tapado con una frazada, en avanzado estado de descomposición y a su lado habí­­a tres casquillos de bala calibre .45, mientras que el cadáver de Pineda estaba en un patio exterior, también cubierto con una manta.

Si bien el chico les dijo a los policí­as que la pareja habí­a mantenido una fuerte discusión, que Pineda habí­a matado a balazos a su madre y luego se habí­a suicidado, cuando le preguntaron por qué se habí­a quedado en el lugar, incurrió en contradicciones que hicieron sospechar que mentí­a.

Ayer, el padre del detenido sostuvo la inocencia de su hijo y dijo que éste nunca tuvo problemas con nadie.

«No creo que pueda llegar a hacer tal cosa, me gustarí­a poder esclarecer esto, me pega muy fuerte. Martí­n era un chico bien, nunca hizo nada, conmigo diez puntos, no tení­a ningún inconveniente con nadie», aseguró el hombre, llamado Angel.

Consultado sobre por qué, en caso de no haber cometido los crí­menes, su hijo no pidió ayuda y estuvo cuatro dí­as con los cadáveres, manifestó que tal vez «tuvo miedo de que los demás supieran lo que habí­a pasado».

Por su parte, la novia del detenido declaró ante el fiscal que estuvo en la casa, pero su novio la condujo directamente hasta su habitación y sólo salió en una oportunidad para ir al baño.

La chica admitió que sintió en la casa un olor nauseabundo que provocaba que tuviera que «taparse la nariz» y así­­ se lo hizo a su pareja, pero éste le manifestaba que se trataba de la «comida en mal estado» y «basura» que Paladino acumulaba en todas partes de la casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here