escritura-imagen ilustrativaEl gobernador Jaque,  autoridades del Colegio Notarial y representantes de la legislatura provincial firmaron un convenio para que numerosas familias puedan escriturar sus casas lo que significará un gran beneficio para muchas personas que por distintos motivos no han logrado obtener la escritura de la vivienda que habitan.

En el cuarto piso de la Casa de Gobierno se firmó un convenio marco que establece la posibilidad de implementar la Ley 24.374, de regularización dominial, en Mendoza. Permitirá brindar soluciones a aquellas personas que tiene su propiedad con algún conflicto y no pueden acceder a sus escrituras.

La rúbrica, es una adhesión a la Ley Nacional 24.374 (denominada ley Pierre) que tiene su antecedente de aplicación más mediato en la provincia de Buenos Aires donde se han escriturado más de 200 mil viviendas y se han resuelto numerosos casos con un porcentaje ínfimo de judicialidad.

El gobernador Celso Jaque, el presidente del Colegio Notarial, Javier Guardiola, el tesorero del Colegio Notarial, Pablo Marino, la diputada provincial Gabriela Sánchez y el subsecretario de Relaciones Institucionales, Leonardo Giacomelli participaron de la firma de un convenio marco entre la Provincia y el Colegio Notarial

Al respecto Guardiola expresó “Esto ha dado buenos resultados, nosotros tenemos la experiencia que ha surgido en el resto del país, y en base a ello podemos mejorar el proyecto“.

Y continuó diciendo: “Es un compromiso de los notarios, del Poder Ejecutivo, y de todos aquellos que trabajen en la confección de este decreto, a los fines de darle soluciones a la gente que tiene su propiedad con algún conflicto y poder incorporar todos estos bienes al circuito inmobiliario”.

El espíritu de la norma es que estas familias con un trámite abreviado y apoyados por el Estado sin costo alguno o con un costo ínfimo una vez que ya tienen el dominio, puedan acceder a la escritura definitiva.

El trámite de regularización se podrá iniciar cuando la posesión sea de un inmueble único y permanente; cuando la posesión sea pública y pacífica, sin interrupciones en el tiempo, por una causa lícita y libre de juicios iniciados en su contra.

Puede iniciar el trámite el poseedor originario, el cónyuge y sucesores del poseedor originario que hayan continuado la posesión del inmueble, los que sin ser herederos hubiesen convivido con el poseedor originario recibiendo trato familiar, o los que continuaron con la posesión a través sede un acto legítimo (transferencia de boleto o cesiones).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here