Sólo un mes después de sufrir el que se consideró el mayor ataque de internet de la historia, Sony podría estar ante una nueva crisis de seguridad. Un grupo de hackers asegura haber robado más de un millón de contraseñas, teléfonos particulares y hasta datos bancarios. ¿Qué pueden hacer los posibles afectados?

El grupo autodenominado LulzSec dijo que logró acceder a información que va desde direcciones físicas hasta fechas de nacimiento y otros datos de clientes del sitio web de Sony Pictures, subsidiaria de Sony America.

Los ciberpiratas colgaron en su página web la información supuestamente obtenida, aunque aún no se sabe si es auténtica o no. Mientras, Sony investiga lo ocurrido y aún no ha confirmado la veracidad del ataque.

Los piratas informáticos aseguran que los datos que obtuvieron no estaban encriptados. «Con una sola entrada, tuvimos acceso a todo», señalan. «¿Por qué ponen (los clientes) tanta confianza en una compañía que permite que sus datos queden expuestos a estos sencillos ataques?», se preguntan.

En abril, Sony sufrió un golpe informático similar en la red de juego Playstation que dejó vulnerables los datos bancarios de millones de usuarios y robó información de más de 77 millones de cuentas. Como consecuencia tuvo que suspender algunos de sus servicios durante casi un mes.

El periodista de la BBC Clive Mardon, apuntó que «aunque este ataque es mucho más pequeño, ha provocado de nuevo una hemorragia de información sensible». Muchos de los posibles afectados se preguntan si hay algo que puedan hacer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here