Es por las sospechas de especulación en las apuestas, sobre todo por el penal inventado, con el que descontó Boselli, en el octavo minuto de descuento. Además, sobre el final crecieron notoriamente los «pronósticos» que indicaban que habría un gol más.

El periódico The Daily Telegraph publicó en su edición de hoy un artículo en el cual manifiesta las claras sospechas en torno al encuentro que Argentina jugó ante Nigeria el pasado miércoles. Allí, el árbitro adicionó sorpresivamente cinco minutos y pasados los mismos marcó un penal inexistente, que Mauro Boselli cambió por el descuento, para cerrar el cotejo en el minuto 98 con el resultado final 4-1.

Tras haber reconocido un claro aumento en las apuestas en los últimos minutos, el medio inglés afirmó que «la FIFA está investigando patrones inusuales de apuestas internacionales», a lo que agregó que un portavoz de la misma entidad reconoció que «la FIFA puede confirmar que este partido entre Nigeria y Argentina era uno que tenía un gran interés y forma parte de una más amplia investigación en curso».

No están bajo sospechas los jugadores, sino que las dudas giran en torno al árbitro, Ibrahim Chaibou, de la República de Níger, la misma persona que estuvo a cargo del encuentro amistoso disputado entre Bahrein y un falso equipo de Tojo, otro juego de la FIFA bajo investigación, debido a que el organizador del encuentro fue Wilson Ramirez Perumal, condenado por fijar partidos y acusado de sobornar a jugadores para arreglar partidos en la liga finlandesa.

«La FIFA está recibiendo gran cantidad de información y cooperación a través de Europa, Asia, África y América del Sur y Central, y como una organización que se ha comprometido a abordar este problema de la manera más enérgica posible», agregó un portavoz de la FIFA al periódico inglés. The Daily Telegraph también habló con Matthew Benham de SmartOdds, una empresa de apuestas online, quien mencionó «algunos movimientos locos en el mercado».

Todo este escándalo se ve inmerso tras la nueva reelección de Joseph Blatter, quien al momento de su asunción prometió «tolerancia cero» en torno a «la plaga» de arreglos de partidos. Además, el mandamás de la FIFA había manifestado que la entidad invertirá más de 20 millones de dólares en los próximos 10 años para que Interpol inicie una investigación sin precedentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here