En la primera noche de cha cha cha en Bailando 2011, Marcelo Tinelli estuvo cerca de cumplir la fantasía de besar a dos hermanas, pero Waldo, el marido de Vanina Escudero, no dejó que consiga su objetivo de besarla a ella y a Silvina.

Entonces el conductor decidió que iba a darle un pico al jurado, a las bailarinas del programa y a la ex de Matías Alé, que antes de que empezara su recorrido le regaló un chicle que el conductor le sacó de la boca.

Pasó el jurado (con picos para Flavio Mendoza y Aníbal Pachano incluídos), pasaron las bailarinas y después llegó el turno del beso para Silvina Escudero.

Pero a la actriz de la obra teatral «Taxi» no le alcanzó y cuando Tinelli se quejaba porque desde el control repetían la imagen cuando le robó el chicle, le hizo una escena de celos y le reclamó como si fueran una pareja.

«Vos siempre te me insinuaste, Marce», confesó la menor de las hermanas Escudero que le pidió al líder de Ideas del Sur que deje de coquetear con todas las participantes si quería estar con ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here