Gracias a las fotografías tomadas el día de ayer por la estación de vigilancia volcanológica del ICES, se muestra que el volcán Peteroa presenta una columna eruptiva débil con emisión de gases y cenizas de  800 metros de altura sobre el nivel del cráter, que es desviada por los vientos dominantes hacia el nor-noreste.
La nieve caída en las últimas semanas está oscurecida por la ceniza, indicando una emisión persistente de material volcánico particulado. La imagen satelital MODIS del día de ayer confirma la distribución areal y dirección de la pluma volcánica.
La situación es coherente con la actividad basal que presenta el Peteroa desde el mes de febrero, con emisiones irregulares. Se considera que la situación no implica un peligro inminente, pero se recomienda una vigilancia continua.

Gracias a las fotografías tomadas el día de ayer por la estación de vigilancia volcanológica del ICES, se muestra que el volcán Peteroa presenta una columna eruptiva débil con emisión de gases y cenizas de  800 metros de altura sobre el nivel del cráter, que es desviada por los vientos dominantes hacia el nor-noreste.

La nieve caída en las últimas semanas está oscurecida por la ceniza, indicando una emisión persistente de material volcánico particulado. La imagen satelital MODIS del día de ayer confirma la distribución areal y dirección de la pluma volcánica.
La situación es coherente con la actividad basal que presenta el Peteroa desde el mes de febrero, con emisiones irregulares. Se considera que la situación no implica un peligro inminente, pero se recomienda una vigilancia continua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here