Para que la casa siempre esté reluciente y como nueva en su interior, debes dar un mantenimiento constante a las paredes y suelos. A pesar de no ser una tarea fácil podrás tener la satisfacción de tener un hogar reluciente y con piezas en buen estado.

Para los suelos:

Si son de mármol ponle brillo limpiándolo con una mezcla de agua oxigenada diluida en agua.

El piso de mosaico hidráulico. Mantenlo brillante aplicando cera líquida cada dos semanas.

De barro. Protégelos aplicando aceite de linaza. Después de 24 horas, aplica cera líquida. Repite una vez a la semana durante un mes.

Alfombras. Son decorativas y además protegen el suelo. Evita que se deslicen pegando cinta de doble cara por debajo.

Tarima y parqué. Fregar sin empapar con agua tibia y jabón neutro. Para darle brillo, pasar un trapeador con vinagre y agua mezclado en partes iguales.

Para las paredes:

Los pequeños agujeros que deja el retirar un cuadro. Tápalos con masilla, lija y pinta la zona del mismo color.

Los azulejos de la cocina o baño. Frótalos con un paño empapado en vinagre. Aclara bien y sécalos para darles brillo.

Si haces una limpieza general por lo menos tres veces al mes, siguiendo los consejos anteriores conseguirás tener una casa envidiable de limpieza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here