La defensa de Osvaldo Martínez, el único detenido por el cuádruple crimen cometido el fin de semana en la ciudad de La Plata, planteó ante la Justicia una nueva hipótesis en la que pide investigar al ex marido de Marisol Pereyra, una de las mujeres asesinadas.

Por su parte, Herminia María López, madre del acusado, dijo esta noche que su hijo es «inocente» porque «no estuvo en el lugar» del hecho y que su familia vive «una pesadilla» por lo ocurrido.

Una fuente judicial confirmó a Télam que Julio Beley, abogado de Martínez, le acercó en las últimas horas al fiscal Alvaro Garganta, elementos sobre una nueva hipótesis que sostiene la defensa y en la que pide investigar al ex marido de Pereyra (35).

De acuerdo a este informante, esta pista plantea que el ex marido habría amenazado de muerte a Marisol en al menos cuatro oportunidades una vez separados.

De hecho, la misma fuente indicó que el remisero Marcelo Tagliaferro declaró en la causa que la propia víctima le había admitido en alguno de sus viajes tener una relación conflictiva con su ex pareja.

El pesquisa consultado señaló que ante esta situación la defensa solicitó que se le tome nuevamente declaración al ex marido de Pereyra.

En tanto, Martínez comenzó esta mañana a ser sometido a peritajes médicos en la Asesoría Pericial de La Plata donde primero tuvo una entrevista psiquiátrica y luego una psicológica, cada una de una hora y media de duración, aproximadamente, y a cargo de dos peritos en cada caso.

Según fuentes judiciales, mañana y el lunes se someterá a Martínez a nuevas entrevistas psiquiátricas, mientras que el 5 y 12 de diciembre próximo se le practicarán otras dos psicológicas.

Además, el lunes próximo entrarán a los laboratorios de la Asesoría Pericial los elementos secuestrados en la escena del cuádruple crimen, entre ellos, un palo de amasar y varios cuchillos, dijeron los informantes.

En este caso, los peritos buscarán perfiles genéticos para hacer cotejos de ADN con Martínez y otros acusados que puedan llegar a surgir en la investigación.

Por su parte, Miguel Angel Pereyra, padre de Marisol, dijo hoy: «Si este chico no es culpable (por Martínez), que lo liberen.

Pero si es culpable, que pague toda la vida. No tengo ningún rencor».

Además, pidió a la Justicia «que esclarezca (el hecho) lo más pronto posible» y reclamó que «el culpable pague y que no salga nunca más de la cárcel».

Ayer, el remisero Tagliaferro, quien trasladó el pasado sábado a Marisol a la vivienda donde se cometieron los ataques, ratificó ante la Justicia que está en condiciones de reconocer al hombre que se encontraba en la casa y que podría ser el autor del hecho.

“Declaré solamente lo que vi y lo que sé, nada más. Siempre declaré lo mismo”, dijo el remisero al retirarse de los Tribunales de La Plata donde amplió su declaración testimonial.

La nueva citación al remisero se produjo luego que surgieran cuestionamientos del abogado defensor de Martínez.

La fuente judicial reveló a Télam que en su indagatoria, el acusado Martínez aseguró no haber estado en el lugar de la masacre y planteó al fiscal que investigue otras cuatro hipótesis sobre presuntos homicidas.

Martínez habló sobre un ex novio de su asesinada novia Bárbara Santos (29), apodado «Yeti», quien en un momento mantuvo una discusión con la mujer a la que lesionó en un pie, y también se refirió a un primo de la víctima, que es esquizofrénico y que desde que se casó no toma más la medicación.

En la declaración mencionó además un presunto conflicto por una herencia entre la madre de Bárbara, Susana De Barttole (63) y unos familiares y un juicio por alimentos que Bárbara le había iniciado al padre de su pequeña hija, también asesinada.

Si bien esa declaración podría formar parte de la estrategia de la defensa del único imputado en la causa, el fiscal dijo a Télam que «se investigan todas las hipótesis posibles y no se descarta ninguna».

Sin embargo, por ahora, para los investigadores la principal hipótesis es que Martínez habría asesinado a las cuatro mujeres por una «relación de celos y casi obsesiva que mantenía con su novia, Bárbara Santos».

Los asesinatos fueron cometidos la madrugada del pasado domingo en una casa de la calle 28, entre 41 y 42, del barrio La Loma, de La Plata, donde a golpes y cuchillada fueron atacadas Marisol, Bárbara, su madre y su hija, Micaela Yamila Galle (11)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here