El titular del bloque de senadores radicales, Gerardo Morales, consideró hoy (01/06) que en la oposición se pelean «todos contra todos por vanidades personales» y admitió que no están «bien parados» en el Congreso, lo que fue rechazado por varios dirigentes del arco antikirchnerista.

«No estamos bien parados, nos corrimos del eje. Hasta octubre o noviembre veníamos bien, nos desarticulamos y terminamos peleados todos contra todos por cuestión de vanidades personales», aceptó Morales.

En declaraciones radiales, el senador de la UCR sostuvo que «la crisis por el debate de las reservas deterioró la política. Como el Gobierno estaba en el quinto subsuelo, bajó al quinto subsuelo la oposición».

El senador señaló que luego de las elecciones presidenciales «la situación no va a ser sencilla» porque «el Congreso va a quedar partido en tercios: uno representado por el kirchnerismo, otro por el Peronismo Federal, (Francisco) De Narváez, (Mauricio) Macri y esos sectores, y otro, lo que denominaría el panradicalismo».

No obstante, dijo estar «convencido de que los dos tercios que representan el panradicalismo y el Peronismo Federal, que es sensato, moderado, que está en contra de los abusos, van a poder lograr acuerdos de políticas públicas» y consideró que «el país necesita eso».

Pese a la autocrítica, Morales se mostró optimista sobre los dirigentes del radicalismo y de otras fuerzas que conforman el Acuerdo Cívico y Social y señaló que «(el vicepresidente Julio) Cobos sigue midiendo bien, y hay una figura ascendente que es Ricardo Alfonsín».

«Lilita Carrió también tiene una base electoral sólida, Hermes Binner también. Hay varios actores que pueden representar al espacio. El tema es lograr una fuerza política potente, no sólo para competir, sino para gobernar», evaluó.

La lectura de Morales fue rechazada sin embargo por varios diputados de la oposición, como Federico Pinedo (PRO); Enrique Thomas (Peronismo Federal) y Patricia Bullrich (Coalición Cívica), que destacaron el nivel de articulación entre los bloques no kirchneristas a pesar de las diferencias internas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here