De vacaciones, un policía mató a un motochorro

El agente frustró el robo de dos celulares al tirotearse con delincuentes. Ocurrió en el centro de San Luis.

San LuisUn policía de la provincia de San Luis, que estaba de vacaciones, mató a un joven de 24 años al intentar frustrar un robo de dos teléfonos celulares en el centro de la capital puntana y producirse un tiroteo.

Fuentes policiales informaron que el ladrón contaba con antecedentes delictivos y que su cuerpo permanecía en la morgue judicial del hospital San Luis.

De acuerdo con lo informado por el diario Crónica, el hecho sucedió la madrugada del sábado cuando el auxiliar de policí­a Sergio Herrera enfrentó a tiros a dos delincuentes cuando asaltaban a tres jóvenes, una chica y dos muchachos, a quienes despojaron de dos teléfonos celulares.

El efectivo, que presta servicio en la Unidad Regional Uno del Distrito Metropolitano, estaba de licencia por vacaciones y vestí­a de civil cuando iba caminando por la calle Chacabuco, luego de dejar estacionado su auto en un garaje cercano.

Según la denuncia efectuada por los jóvenes asaltados, a esa hora estaban sentados en los banquitos que el edificio de la Universidad Nacional de San Luis tiene sobre la vereda. Los jóvenes estaban esperando los colectivos que los llevarían a sus domicilios, en la localidad de Juana Koslay y en un barrio del sur capitalino, cuando de repente vieron pasar a dos hombres en una moto por Chacabuco.

Al cabo de unos minutos, vieron la moto nuevamente por la misma calle, que frenó, y que el pasajero de atrás se bajó y se dirigió adonde estaban los jóvenes. Siempre según la denuncia, el delincuente le apuntaba en la cabeza a uno de los ellos para que le entregara el celular y luego en el estómago a la única mujer del grupo.

Una vez que se apoderaron de los teléfonos, los ladrones huyeron por Chacabuco hacia al sur y el acompañante disparó más de una vez, circunstancia en que apareció Herrera y les gritó: «policía, policí­a».

Según las fuentes consultadas, los delincuentes dispararon varias veces más y Herrera repelió la agresión con el arma provista por la Policí­a, se identificó como tal ante las víctimas y les pidió que se tranquilizaran.

Mientras tanto, los asaltantes huyeron en la moto, pero a 150 metros del lugar perdieron el control y cayeron en la vereda. Uno de ellos, posiblemente herido, huyó y quien manejaba el rodado quedó tendido en el lugar muerto de al menos dos disparos, uno en la pierna y otro apenas por encima de la cintura.

Con la presencia del juez de turno, Eduardo Cadelago Filippi, los policí­as de las Divisiones Criminalística y Homicidios secuestraron, entre otros elementos, una pistola con municiones, dos cascos protectores y una moto Zanella 150 cc.

Además, el personal policial encontró dos celulares en el patio del colegio «Juan Crisóstomo Lafinur», que da a la calle Junín, por lo que efectivos de la División Canes fueron requeridos para una inspección en la escuela.

El cómplice del delincuente muerto huyó y hasta esta tarde no había sido encontrado, mientras que el efectivo permanecía alojado en dependencias policiales a disposición de la justicia.