El juez federal Norberto Oyarbide, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal Nº 5, firmó hoy una resolución en la cual declara que el Estado turco cometió el delito de genocidio en perjuicio del pueblo armenio.

Así lo informó hoy el propio magistrado al dar una conferencia de prensa en los tribunales federales, durante la cual casi irrumpió en llanto mientras leía pasajes de su resolución, sobre la que consideró que tiene «entidad de sentencia definitiva».

El fallo de Oyarbide se produjo en una causa iniciada en 2000 a partir de la denuncia radicada por el escribano Gregorio Hairabedian, quien aseguró que había sufrido la pérdida de más de medio centenar de familiares, para un «juicio por el derecho a la verdad del Genocidio Armenio».

El juez dio por comprobado «la preexistencia y el carácter de víctimas de las familias paterna y materna de Gregorio Hairabedian, integrantes de Pueblo Armenio residente en el territorio del Imperio Otomano, y luego Estado de Turquía».

El magistrado explicó que en su investigación requirió prueba documental a varios países -Gran Bretaña, Estados Unidos de Norteamérica, Alemania y Estado Vaticano-, además de recabar testimonios de sobrevivientes y familiares de las víctimas y librar un exhorto al Gobierno de Turquía para que remitiera información sobre los familiares de Hairabedian. De todos modos, aclaró que su fallo «es de acción declarativa, de la veracidad de los hechos sometidos, y cuyo rigor histórico, se encuentra documentado debidamente».

Y que, por consiguiente, «no es ni puede ser esta una proposición de exhaustivo revisionismo histórico (…), tampoco es una pieza científica ni antropológica sobre los exactos alcances de la masacre extendida a lo largo de ocho años en suelo turco». Asimismo, Oyarbide juzgó positivamente «la subsistencia en el orden institucional, de la continua y pertinaz acción de la comunidad Armenia diseminada por todo el mundo».

Y hasta solicitó al Estado turco que informe al escribano Hairabedian sobre la suerte de sus familiares, que vivían en las ciudades de Palú (Jarput) y Zeitún (Soulemainy).

La resolución fue puesta a disposición de organizaciones civiles, «a los efectos de su comunicación, publicación, utilización con fines educativos» y presentación ante organismos nacionales e internacionales inherentes «a la publicidad de los hechos comprobados y los fines reivindicativos del Pueblo Armenio en orden a los mismos».

Mediante una resolución firmada este viernes, Oyarbide declaró con entidad de sentencia definitiva que «el Estado Turco HA COMETIDO DELITO DE GENOCIDIO en perjuicio del Pueblo Armenio, en el período comprendido entre los años 1915 y 1923».

Durante la deportación forzosa y masacre del pueblo armenio, se calcula que murieron entre un millón y medio y dos millones de personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here