Si finalmente los informes concluyen que construir un nuevo estadio resulta más ventajoso que una reforma en todos los órdenes, social, arquitectónico y económico, la directiva azulgrana debería replantearse en su totalidad el Espai Barça y el reordenamiento urbanístico del conjunto sus terrenos de equipamientos en Les Corts, hoy por hoy aún pendientes de una replanificación integral.

Como admitió el propio directivo responsable de patrimonio, Jordi Moix, este miércoles en una amplia entrevista concedida a RAC 1, el actual plan que afecta al Barça, propuesto en su día por la anterior directiva, ha sido detenido exactamente en el último escalón antes de su puesta en marcha y desarrollo, es decir, antes de que la Generalitat diera el visto bueno definitivo para su obligada aplicación.

Por tanto, la junta de Sandro Rosell tiene hoy las manos libres para redibujar objetivos y sobre todo planteamientos que, a la vista del profundo y trascendental debate sobre levantar un nuevo, moderno y espectacular estadio, afectarían al conjunto del modelo de Espai Barça sobre el que actualmente se trabaja.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here