El coche que trasladó al presidente de Ecuador tras su rescate, presenta 4 impactos de fusil. De no ser porque el rodado es blindado, el mandatario hubiera sido asesinado.

El automóvil que trasladó al presidente de Ecuador, Rafael Correa, tras el rescate del hospital policial en el que estuvo secuestrado 12 horas, presenta cuatro impactos de fusil, que no provocaron heridas gracias a que se trataba de un vehículo blindado.

Tres disparos se verificaron en el capot y uno en el parabrisas, del lado en el que viajaba el mandatario, publicó la agencia de noticias estatal Andes, que cita el testimonio de un miembro de la escolta presidencial.

Correa fue rescatado anoche por personal del ejército del hospital policial, donde estuvo secuestrado durante 12 horas por efectivos que protagonizaron un rebelión para protestar por una ley que, según adujeron, les recorta beneficios salariales.

El coronel Luis Castro, comandante de las Fuerzas Especiales, que participó en el operativo de liberación, dijo a la Televisión Pública que al llegar al hospital fueron recibidos por francotiradores apostados en el edificio y que hay cinco militares que sufrieron heridas en el operativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here