La Cámara de Diputados dio media sanción al proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo por el que se establece el ordenamiento territorial de los bosques nativos. Motiva esta propuesta la necesidad de cumplimentar lo requerido en la ley nacional 26331, referida a presupuestos mínimos de protección ambiental de los bosques nativos, que tiende a la conservación de los mismos en todas las regiones boscosas del país y contará con un presupuesto de 300 millones de pesos.

La finalidad de este instrumento provincial, que será financiado con fondos nacionales, son los siguientes: promover la conservación del bosque nativo, armonizando el desarrollo económico, social y ambiental de la Provincia, en beneficio de las generaciones actuales y futuras; regular la expansión de la frontera agropecuaria, minera, petrolera y urbana, de cualquier otro cambio de uso del suelo.

También tiene por objetivo implementar las medidas necesarias para evitar la disminución de la superficie ocupada por los bosques nativos que existen al momento de aprobarse la ley, y disponer los mecanismos necesarios para que los bosques nativos degradados se recuperen a fin de asegurar que la superficie total de bosque nativo se incremente y puedan mantenerse a perpetuidad sus servicios ambientales.

Además, contribuirá a mantener la biodiversidad y los procesos ecológicos y culturales de los bosques nativos; hacer prevalecer los principios precautorio y preventivo contemplados en la ley nacional del ambiente; fomentar las actividades de conservación, recuperación y manejo sostenible del bosque nativos y fomentar las actividades de extensión, investigación y educación para la conservación, recuperación y manejo sustentable del bosque nativo.

El ordenamiento territorial de los bosques nativos existentes en Mendoza establece las diferentes categorías de conservación de los mismos, mediante una ponderación integradora de los siguientes criterios e indicadores de sustentabilidad ambiental: superficie o tamaño mínimo del hábitat; vinculación con otras comunidades naturales; vinculación con áreas protegidas existentes e integración regional; existencia de valores biológicos sobresalientes; conectividad entre eco regiones; estado de conservación; potencial forestal; potencial de sustentabilidad agrícola y potencial de conservación de cuencas.

Como así también, valor que las comunidades indígenas y campesinas dan a las áreas boscosas o sus áreas colindantes y el uso que pueden hacer de sus recursos naturales a los fines de su supervivencia y el mantenimiento de su cultura y, finalmente, la desertificación, que se trata de la degradación de la tierra en regiones áridas, semiáridas y subhúmedas secas, resultante de diversos factores, incluso variaciones climáticas y actividades humanas.

En los capítulos siguientes de esta iniciativa se dan las categorías de conservación y zonificación de bosques nativos; el desmonte, aprovechamiento y planes de manejo; disposiciones de manejo de las categorías de conservación del ordenamiento territorial de bosques nativos; evaluación de impacto ambiental; mecanismos de audiencia y consulta pública para los proyectos de desmonte; registro provincial de infractores y sanciones.

Además, aquellas personas físicas o jurídicas titulares de superficies con bosques nativos podrán ser incorporadas al Sistema Provincial Áreas Naturales Provinciales.

Finalmente, se establece que la Dirección de Recursos Naturales Renovables serán la autoridad de aplicación; se creará el Fondo Provincial de Bosques Nativos; el consejo asesora para el ordenamiento mencionado; se elabora un mapa de zonificación de las categorías de conservación y de detallan las excepciones a esta ley.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here