El árbitro del partido dio siete minutos de descuento y le regaló un penal a Argentina para que aunque sea convirtiera un gol. La selección jugo muy mal y perdió 4 a 1 con dos goles de Ikechukwu Uche , uno de Nsofor Obinna y otro de Emenike. Boselli descontó.

Al papelón de un seleccionado sub 25, que contó con jugadores de más de 25 años como los casos de Fernando Belluschi, Mario Bolatti y Mauro Boselli, se le sumó una floja actuación que se tradujo en el resultado: ganó Nigeria 4 a 1. Sergio Batista probó a varios futbolistas, la mayoría de ellos de equipos europeos, que sin embargo ya no cuentan con chances de jugar la Copa América.

Probablemente al entregar, sin ninguna necesidad, la lista ayer, Batista les quitó las ilusiones a los jugadores que disputaban este partido y tuvieron una floja actuación.

El equipo de Samson Siasia dio una exhibición de fútbol ante su afición, expuso notables recursos individuales, una sólida estructura colectiva y a su rendimiento sólo le faltó demostrar virtudes defensivas ya que su rival fue incapaz de someterlo a una mínima exigencia.

Argentina llegó tarde mentalmente al encuentro, no encontró manera de progresar con el balón en su poder, falló más de la cuenta en su defensa y los tres goles que sufrió en los primeros 40 minutos le dejaron con la moral por el piso ante un rival varias veces superior.

Los defensas Pablo Zabaleta, del Manchester City, y Ezequiel Garay, del Real Madrid, fueron los únicos del conjunto albiceleste presentado hoy en Abuja que forman parte de la convocatoria preliminar para la Copa América.

La formación africana se puso en ventaja en su primera llegada franca al área sudamericana a los 10 minutos a través de Ikechukwu Uche, delantero del Real Zaragoza, cuyo remate dio en Garay y superó al meta Gabbarini.

El segundo tanto nigeriano lo marcó a los 16 el punta del West Ham United Nsofor Obinna, de penalti, tras una acción en la que participaron Federico Fazio y Víctor Anichebebe. El árbitro interpretó que el primero cometió una falta, lo cual generó protestas infructuosas de los futbolistas argentinos.

Con la ventaja en el marcador consolidada, Nigeria bajó el ritmo de juego, pero a la selección Argentina le quemaba el balón, estuvo imprecisa, por momentos perdida en el campo, y en ese contexto los africanos aceleraron un poco y liquidaron el partido a los 40 con un golazo de cabeza de Uche.

Un remate de Alberto Costa en el larguero en el comienzo de la segunda parte no fue suficiente para reanimar a los muchachos de Batista, ya que segundos después Emenike anotó el cuarto de Nigeria en un alarde creativo en velocidad y con una vaselina clamorosa.

A estas alturas el portero Adrián Gabbarini ya se había convertido en la figura argentina, con intervenciones desesperadas frente a rivales lanzados al contraataque libres de marcajes, dueños absolutos de la situación.

Nigeria, con una amplia comodidad, alegró a su público con numerosas jugadas de ataque que solamente su relajamiento colectivo por la situación evitó que se transformaran en goles.

El final fue patético. El árbitro Ibrahim Chaibou, de Níger, decidió despedir amablemente a la selección sudamericana. Agregó ocho minutos a los 90 reglamentarios y en el último segundo cobró un penal inexistente con el que Mauro Boselli marcó el tanto de Argentina.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here