La norma establece restricciones a la publicidad, a la promoción o patrocinio de actividades por parte de las empresas tabacaleras, y establece ambientes públicos cien por ciento libres de humo. Fue sancionada con 181 votos a favor.

Con 181 votos la Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto que establece fuertes restricciones a la publicidad, a la promoción o patrocinio de actividades por parte de las empresas tabacaleras y establece ambientes públicos cien por ciento libres de humo.

El proyecto de ley antitabaco, presentado por la senadora Adriana Bortolozzi de Bogado, había sido aprobado en el Senado el 25 de agosto del año pasado, por lo cual con la media sanción de Diputados se convirtió en ley.

En sus puntos principales, la ley establece: la prohibición total de fumar en ambientes públicos y lugares de trabajo. Prohíbe la total publicidad, promoción o patrocinio de actividades por empresas tabacaleras de sus marcas en todo tipo de actividad o evento público, y a través de cualquier medio de difusión.

Los paquetes de cigarrillos deberán llevar «una imagen y un mensaje que describa los efectos nocivos del consumo». Además, la ley prohíbe la venta de productos elaborados con tabaco a menores de 18 años.

También se prohíbe la venta en paquetes abiertos (es decir, por unidad), a través de máquinas expendedoras o por cualquier método que impida verificar la edad del receptor. La norma impide fumar en lugares de trabajo cerrados y cualquier espacio cerrado destinado al acceso de público.

Asimismo, la normativa regula la composición de cigarrillos o cigarritos en cuanto al alquitrán -máximo, 10 miligramos desde el segundo año de vigencia de la ley-, la nicotina -máximo, un miligramo- y el monóxido de carbono -10 miligramos-.

Establece el permiso de fumar en patios, terrazas, balcones y demás áreas al aire libre, salvo en establecimientos de salud o de enseñanza primaria y secundaria, así como en clubes de fumadores o tabaquerías con áreas especiales. Los infractores deberán pagar un monto que va desde el valor equivalente al precio de venta al público de 250 a un millón de paquetes de cigarrillos de los de mayor precio comercializados en el país.

La primera en iniciar el debate fue la diputada correntina María Elena Chieno (FpV) quien expresó un largo discurso destacando la necesidad de dar sanción definitiva al proyecto antitabaco.

“El tabaco causa cuarenta mil muertes anuales y seis mil muertes por exposición pasiva al tabaco”, enfatizó la diputada, tras remarcar que lo que busca es “reducir al mínimo el consumo de tabaco y la exposición”, indicó Parlamentario.com

Chieno también remarcó que el objetivo de la iniciativa es “prevenir la iniciación de lo jóvenes al tabaquismo” aunque consideró que se puede “estar de acuerdo que algunos artículos pueden ser perfectibles pero después de un largo camino estamos ante la alternativa a una ley que pondría a la Argentina al concierto de las naciones mas adelantadas del mundo”.

“El tabaco causa adicción, impotencia sexual, cáncer, enfermedades cardíacas, enfermedad y muerte”, concluyó la diputada oficialista.

En tanto, el radical Miguel Giubergia sostuvo que “se debe tener en cuenta que se busca la defensa de la salud en contra del tabaquismo”.

“No vamos a pedir modificaciones”, sostuvo el diputado aunque remarcó que “se tendría que haber tomado un número” menor a los límites de “alquitrán, nicotina y monóxido de carbono”.

El santafesino Jorge Obeid (Peronismo Federal), remarcó los discursos que sostienen “que la gente no asistiría a los lugares en que se estaban prohibido fumar”. Pero el diputado argumentó que un estudio de la Universidad Nacional del Litoral demostró que ninguna empresa cerró sino que su crecimiento se dio de manera sostenida.

“Conseguimos que lo natural que era hace veinte años ahora se ha trastocado y lo natural ahora es no fumar”, expresó Obeid quien recordó que “para lo cual hubo que sortear una serie de presiones con la introducción de un hábito cultural que desde hace setenta años asociaba el éxito, la virilidad, el triunfo al hecho de fumar y que poco a poco se transformó a esta situación que celebro”.

En este marco, Obeid sostuvo que “si lo que queremos es terminar con las consecuencias del tabaquismo tenemos que destruir aquellas actividades productivas como las tabacaleras y remplazarlas por otras que den más trabajo”.

Finalmente, Obeid le reclamó al presidente de la Cámara de Diputados, el oficialista Eduardo Fellner, que “saque los ceniceros de la Cámara”.

A continuación, Alicia Terada (Coalición Cívica) adelantó que su bloque votará positivamente el proyecto antitabaco. Paula Bertol, en tanto, sostuvo que “es un día de orgullo que hay que festejar”.

“En el año noventa el diputado Aldo Neri presentó por primera vez una ley integral que fue vetada por el presidente Menem y desde esa fecha hasta ahora no se pudo tratar otro proyecto”, recordó la diputada del PRO.

En tanto, remarcó que el proyecto apunta a “la prevención que no es un gasto sino una inversión”. Y destacó el hecho de que “Néstor Kirchner envió un proyecto al Senado pero que nunca llegó al recinto, y Cristina Kirchner lo volvió a hacer por medio de su ministra Graciela Ocaña”.

“Estableciendo ambientes cien por ciento libres de humo eliminamos la toxicidad que permanece en el ambiente durante catorce días. Esta es una ley que salva vidas”, remarcó.

Al igual que Obeid, reclamó retirar todos los ceniceros de la Cámara y que la iniciativa sea prontamente reglamentada por Cristina Kirchner.

Finalmente, Paula Bertol declaró que “le rindo homenaje a Ginés Gonzáles García”, quien fuera ministro de Salud durante la presidencia de Néstor Kirchner.

A su turno, la diputada santafesina Mónica Fein adelantó que el Partido Socialista votará a favor del proyecto de ley.

Fabián Peralta del bloque GEN sostuvo que “cada quince minutos muere alguien en Argentina por fumar tabaco y que son dieciséis por día siendo fumadores involuntarios”.

En tanto, remarcó que es una “vergüenza que el Parlamento se tome tanto tiempo por esta ley”.

También se debateuna iniciativa para modificar la actual norma de promoción del software que, de sancionarse, quedaría convertida en ley.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here