La presidenta Cristina Fernández de Kirchner destacó las reuniones que hoy mantuvo con el presidente Giorgio Napolitano y el primer ministro Silvio Berlusconi y dijo que «estamos ante un relanzamiento de las relaciones entre Italia y Argentina».

Además, afirmó que «las relaciones con Italia siempre tuvieron una fluidez muy importante» y comentó que el año pasado «el Gobierno lanzó el programa de financiamiento del Bicentenario y el préstamo más grande fue otorgado a una centenaria firma: Fiat-Argentina lo que demuestra que esta unidad entre Argentina e Italia no es solamente una cuestión que comienza hoy».

La Presidenta llamó al empresariado italiano a ir a la Argentina porque “es un buen lugar para invertir” y afirmó su “compromiso de mantener las reglas de las grandes líneas macroeconómicas del crecimiento sustentable con inclusión social”.

Fue al encabezar en la noche de la capital romana un seminario de negocios, en el marco de la misión comercial de empresarios argentinos que la acompañaron a Roma, y allí, aseguró que “estamos, en hora buena, ante un relanzamiento de las relaciones entre Argentina e Italia”.

“El default de la deuda en 2001 nos hizo caer en nuestra relación con Italia y del mundo. En el caso italiano, tal vez, fue más doloroso porque no es novedad de los lazos históricos, que fue la principal corriente migratoria de la Argentina”, recordó.

Cristina destacó los vínculos empresariales entre ambos países, y sostuvo que “la unidad con Italia no es algo que comience hoy, sino que hemos venido sosteniendo un proceso de industrialización muy fuerte”.

En ese sentido, trajo a colación la visita hace pocos meses del presidente de Fiat, Sergio Marchionne, en la que “anunció una importante inversión en maquinaria agrícola”, así como la fábrica Pirelli, “que estuvo a punto de cerrarse por la debacle pero anunció una inversión de 100 millones de dólares”.

La Presidenta explicó a los empresarios italianos que Argentina “pudo superar, afortunadamente, los conocidos ciclos de `stop and go`, (la etapa en la que) había una contradicción en que si éramos exportadores o desarrolladores del mercado interno”.

“El modelo italiano de desarrollo es un modelo a mirar e imitar, es único en lo que hace a que su sustento fundamental es la pequeña y mediana empresa, que significan el 50% de la exportación de Italia” señaló Cristina, y dijo que en Argentina representan “el 15%, y si vemos que en Latinoamérica son el 5%. Uno ve que estamos en un buen camino”, agregó.

Además, la Presidenta resaltó el acuerdo llegado con el primer ministro Silvio Berlusconi para “desarrollar ´expertise´ en las PyMEs argentinas para que salgan a colocar productos” y otro que hace a fomentar el turismo entre ambos países a través de programas de televisión que muestren las oportunidades turísticas de cada país.

Cristina remarcó que Argentina el año pasado llevó adelante la segunda etapa de la reestructuración de su deuda, y cuestionó “el endeudamiento de carácter financiero que hubo primero durante la dictadura militar y luego en la convertibilidad” a diferencia del Brasil, “que fue para comprar bienes de capital”.

“Esa es una etapa superada” subrayó, y dijo que “hoy, Argentina tiene el compromiso de seguir manteniendo las reglas de las grandes líneas macroeconómicas, que llevaron al crecimiento con inclusión social, y que fue sustentable”.

Al concluir, Cristina dijo que «podría contarles mucho más, pero tengo un plan mejor: invitarlos a visitar in situ nuestro país, que es mejor que leer los diarios, donde van a ver una visión mala. Vayan a ver la oportunidad de negocios que hay allí y que Argentina es un buen lugar para invertir y para vivir”.

Esta fue la última actividad presidencial de una jornada con una intensa agenda, en la que por la mañana Cristina se reunió con el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, y luego con el premier Berlusconi.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here