El gobernador de Florida, Charlie Crist, decretó hoy el «estado de emergencia» ante la amenaza que representa para la costa noroeste del estado la «marea negra» , que comenzó ya a manchar el estado de Luisiana.

Crist declaró el «estado de emergencia» para Panhandle, el borde noroeste de Florida, en los condados costeros de Escambia, Santa Rosa, Okaloosa, Walton y Bay, debido a la amenaza que entraña para esta zona el vertido de crudo en el Golfo de México originado el pasado 20 de abril tras la explosión y el derrumbe de la plataforma «Deepwater Horizon».

Debemos tomar las «precauciones oportunas para proteger nuestros recursos naturales, playas y otros ecosistemas costeros, así como el bienestar general del estado», expreso el gobernador en un comunicado.

El continuo vertido de la plataforma, de la petrolera British Petroleum (BP), que se hundió dos días después de la explosión, es un peligro para la costa de Florida, ya que los «esfuerzos para contener el escape del pozo no fueron exitosos», agregó.

La mancha negra «se está moviendo en general hacia el norte y supone una amenaza para las costas de Florida», afirmó.

Fuentes oficiales indicaron que en estos momentos el pozo submarino donde se encontraba la plataforma está derramando diariamente unos 5.000 barriles de petróleo, cinco veces más de lo que se creía inicialmente.

La Guardia Costera de EE.UU. señaló que vigila atentamente el avance de la «marea negra» que podría convertirse en una amenaza directa para la costa noroeste de Florida.

Los guardacostas vigilan muy de cerca el avance de la mancha de petróleo vertido y están preparados para cualquier incidente, ya que «hay posibilidades de que afecte a Panhandle, dependiendo de los vientos», dijo a Efe Marilyn Fajardo, portavoz de la Guardia Costera.

«Si cambian los vientos y la corrientes marinas hacia el este podría llegar a la costa noroeste de Florida» y causar un daño incalculable a los humedales de Panhandle, corroboró Daniel Suman, profesor de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad de Miami (UM).

El presidente de EE.UU. afirmó hoy que su Gobierno «está completamente preparado» y hace todo lo posible por responder al vertido de petróleo. En un acto en la Casa Blanca, Barack Obama aseguró que, después de que el vertido llegara a las costas de Luisiana, declaró «catástrofe nacional» para el país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here