Durante el paro de este martes, al margen de la gran cantidad de docentes que salieron a las calles para reclamar por mejoras en sus salarios, situación que podría definirse este miércoles cuando se reúnan representantes sindecales del SUTE y el Gobierno de Mendoza, un detalle que llamó poderosamente la atención, fue la marcada división entre los docentes que asistieron a las manifestaciones.

 

Este martes, el 90% de los docentes mendocinos se plegó al paro.

 

“El SUTE no representa los intereses de los trabajadores de la educación»; «Que se vayan, que se vayan»; «Que renuncien, que renuncien» fueron algunos de los cánticos que se escucharon en las diferentes movilizaciones que se realizaron en la provincia durante este martes, en desacuerdo con la propuesta del básico docente ofertada por el gobierno.

Esta marcada diferencia entre los docentes alineados al Sindicato Unido de Trabajadores del Estado y los denominados «anti SUTE» dejó a la vista de todos, las diferencias irreconciliables y la puja política que se vive dentro del gremio docente mendocino, cosa que plantea varios interrogantes, difíciles de contestar sin un análisis muy detallado y profundo.

La primera de estas preguntas, surge cuestionando la representatividad que tiene el SUTE en las aspiraciones del docente mendocino y por ende, si realmente la posición adoptada por el gremio, surge del consenso de la mayoría o es una posición tomada por delegados con desiciones «parcializadas».

La segunda pregunta plantea cual es el verdadero trasfondo en esta feroz lucha entre la lista azul que preside Javier Guevara y las listas opositoras marrón y lila que pretenden lograr un posicionamiento dentro del gremio, utilizando el descontento docente como herramienta de «fogoneo» contra sus rivales. El resultado lógico es el cuestionamiento de la gestión de Guevara.

La tercera pregunta, indaga en una operación política que voces por lo bajo adjudican al radicalismo. Esta opción aparece reforzada por la presencia de dirigentes radicales en las diferentes marchas realizadas en la provincia y en segundo lugar, pero no menos importante, es que de manera comprobada se vió que quienes mas «picaban» con los cantos y gritos, curiosamente no eran docentes. En San Rafael quienes «agitaban» los reclamos, eran trabajadores de la salud.

Estas simples preguntas han dejado a muchos docentes que asistieron a los reclamos disconformes y casi «desilusionados» porque según alegaron, se sienten «utilizados» con fines distintos a los que persiguen: la dignificación del trabajo docente.

2 Comentarios

  1. Es una pena que el SUTE no cumpla con la defensa del docente,es muy oficialista. Por favor que algún periodista les pregunte por la restructuración de la zona y el incremento de los puntos de la clase para los maestros, dos temas olvidados y colocados como anzuelo al momento de elecciones gremiales. GRACIAS.

  2. Es una vergüenza. El sute hace muchos años que no representa el reclamo de los docentes porque quienes conducen priorizan intereses personales. En San Rafael a los docentes solo nos llaman cuando ellos necesitan algo, pero nunca se han tomado el trabajo de ir a las escuelas a preguntar que inquietudes tenemos o que necesitamos..Preguntenle al concejal Lucas Quesada sobre los «infiltrados»…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here