El pasado viernes el Centro de Convenciones recibió la instancia de audiencia por el proyecto de explotación hidrocarburífera que YPF pretende realizar en el humedal.
En una jornada extensa y marcada por la gran presencia de actores claves en relación a la actividad, Juan Pablo de Lucia (YPF) y Luis Resumil, Director de Comunicaciones de YPF, expusieron los pormenores técnicos y operativos del «Proyecto de Delineación y Piloto de producción en Frío Llancanelo».
Según la exposición, se supo que la empresa impulsa un plan que demandará inversiones por 55 millones de dólares en el próximo trienio. El objetivo principal del «Proyecto de Delineación y Piloto de producción en Frío Llancanelo» es delimitar el tamaño del yacimiento y obtener datos de sus principales características. Se comentó además que esta información es fundamental para poder ajustar el plan de desarrollo a futuro de la zona así como la inversión en el área, que en caso de obtener resultados positivos se desarrollará un plan de inversión de fuerte impacto para la región.

Sobre las particularidades del proyecto se anunció que comprende la construcción de 14 nuevas locaciones y la utilización de una actualmente existente. Desde estas locaciones se perforarán 15 pozos verticales y 10 pozos horizontales, se dijo. En la etapa de operación solamente 10 pozos horizontales quedarán activos concentrados en 5 localidades.

En cuanto al impacto ambiental, se aseguró que el proyecto ha sido concebido desde su diseño conceptual con el objetivo de minimizar los efectos sobre el medio ambiente y de preservar los recursos naturales en todas sus etapas, desde la construcción de locaciones, las actividades de perforación de pozos, el montaje de las instalaciones de producción hasta la posterior operación.

Sobre la técnica a utilizar (denominada “de pozos horizontales”) se explicó que consiste en comenzar una perforación que inicialmente es vertical y que luego, en un lugar estratégicamente planificado, la línea del pozo comienza a ser horizontal y a partir de ese punto se extiende con una longitud determinada.

Entre las objeciones y observaciones al proyecto se planteó la necesidad de contemplar el recurso arqueológico, reparar de daños una vez abandonada la explotación y explicitar la relación de la empresa y el proyecto con las comunidades residentes en el lugar.
Posteriormente a la instancia de audiencia, es el Gobierno de Mendoza a través de la Secretaría de Medio Ambiente, quién debe dar el visto bueno al proyecto.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here