La clásica marca del cocodrilo atraviesa su peor momento. Destituciones, ventas e intereses cruzados conforman una verdadera novela familiar.

La exclusiva marca de indumentaria Lacoste podría desaparecer si los integrantes de la familia sueca dueña de la compañía no superan una pelea interna desatada en el seno de la conducción.

Todo comenzó tras la destitución de Michel Lacoste de la dirección de la empresa, el pasado 24 de septiembre. El directivo fue reemplazado por su hija Sophie, de 36 años, que desembarcó desde el mundo de la actuación y no del empresariado.

Michel Lacoste tenía en mente que su sobrina, Marie Béryl Lacoste, fuera quien heredara el imperio y no su hija. «No ha pasado un solo día en la empresa y no tiene competencias necesarias para llevarla», aseguro el ex ejecutivo en referencia a Sophie Lacoste.

Tras su llegada, la joven ejecutiva puso en venta el paquete accionario de su padre y ahora busca vender el mayor paquete de la compañía, lo que dejaría a la familia Lacoste casi sin poder. De esta forma, la marca del cocodrilo podría desaparecer tras 80 años de existencia.

Detrás de esta maniobra se encuentra el grupo Maus Freres, dedicado a la indumentaria deportiva. Según el diario francés Le Monde, «Maus convenció a la mitad de la familia para que se alíen con él y así pueda tomar el control».

La empresa fue fundada por el jugador de tenis francés René Lacoste en 1933 y está presente en 110 países, entre ellos la Argentina, y da trabajo a 20.000 personas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here