China reduce precios del ajo en Brasil y deja off side a la producción local

Brasil es el principal destino del ajo mendocino.

El país asiático redujo 50% los precios en nuestro principal destino. Si bien se ha avanzado en las barreras antidumping, lo cierto es que en el sector hay preocupación de cara la nueva temporada.

Brasil es el principal destino del ajo mendocino.

Una vez más el atraso cambiario y la inflación le están jugando una mala pasada a los exportadores argentinos. Es que el sector ajero de Mendoza está perdiendo la pulseada en Brasil contra la productores chinos, quienes a pesar de las barreras arancelarias están vendiendo sus productos a precios imposibles de igualar.

No se trata de un problema menor, teniendo en cuenta todo lo que representa ese sector para la provincia. Si bien Mendoza es conocida por sus vinos, lo cierto es que el 10% de sus exportaciones pertenecen al sector ajero.

Pese a su baja difusión en comparación con el vino, las poco más de 10 mil hectáreas cultivadas con esta hortaliza generan ingresos anuales por unos 150 millones de dólares para la provincia.

Esta actividad, que cuenta con más de 1.000 productores asociados, debe enfrentar los problemas típicos de todas las economías regionales, como pérdida de rentabilidad y alza en los costos, pero también sufre por su alta dependencia de Brasil, que prácticamente es su único destino.

El ajo es parte de la dieta de los brasileños y su consumo está por encima del 1,5 kilos per cápita, un número muy atractivo para los exportadores. Tanto por cercanía como por los beneficios arancelarios que tiene el Mercosur, la producción de ajo de Mendoza junto con San Juan -el 90% de la producción nacional- se envía a este destino en fresco en caja de 10 kilos.

Sin embargo, la competencia con el ajo que llega de China, aun pagando la tasa antidumping y el arancel del 35%, genera serio problemas a los exportadores locales, que no llegan competir con los precios del país asiático.

Preocupación del sector

La diferencia de precios con China es cada día más notable y eso sin duda genera inquietudes en los exportadores locales.

Guillermo San Martín, gerente de la Asociación de Exportadores de Ajo, Cebollas y Afines -Asocam-, explicó que las exportaciones de la temporada 2016 – 2017 se comportaron relativamente bien, porque el mercado internacional acompañó. “China estaba vendiendo la caja, sumando a las barreras proteccionistas, a 20 dólares y eso nos generó un buen mercado”, comentó.

Sin embargo, las previsiones para el año que viene son complejas. “Para la próxima temporada de comercialización la perspectivas no parecen mejorar. Es que China bajó 50% sus precios internacionales, aún con las tasas en todas las posiciones arancelarias, y eso generó problemas para la colocación del producto”, indicó.

Por su parte, Mario Bustos Carra, gerente de la Cámara de Comercio Exterior de Cuyo, se refirió al interrogante sobre el futuro de Brasil. “Las turbulencias políticas que necesariamente repercuten en su economía son otro factor de incertidumbre sobre los resultados de la próxima temporada”, opinó.

Agrega: ” no podemos soslayar la fuerte presencia del ajo proveniente de China en este mercado. Este país es el mayor productor mundial de ajo y coloca el producto por debajo de nuestros valores de exportación. Si bien en Brasil existen derechos antidumping que se le aplican a estas importaciones, algunas veces los importadores brasileños aprovechan algunos resquicios legales para evitar pagar estos derechos, lo que lógicamente, es nocivo para nuestras ventas”.

El objetivo de apertura

Datos estadísticos de Pro Mendoza indican que en 2016 Mendoza exportó unos 75 millones de kilos de ajo, que en total sumaron 158 millones de dólares FOB. Ese resultado fue 15% mejor en volumen y 90% mejor en valor respecto a la temporada 2015, principalmente traccionado por la fluidez en el mercado de Brasil.

Fernando Urdaniz, gerente de Pro Mendoza destacó que “se ha trabajado para lograr mejorar la situación del ajo mendocino en Brasil” y se refirió a la necesidad de encontrar nuevos mercados.

“Sinceramente posibilidades de abrir otros mercados siempre existen. El problema es que allí tenemos que competir directamente con China, y los costos están por encima de los del gigante asiático”, apuntó.

Desde la cámara que nuclea al sector, han realizado pedidos al gobierno nacional para lograr algún tipo de acuerdo comercial, que descomprima la “Brasil-dependencia” que sufre el sector.

En este sentido, San Martín explicó que “se pidió la inclusión del ajo en el tratado con México, que se mejoren las posibilidades del ajo argentino en la Unión Europea y que se inicien negociaciones con Estados Unidos y algunos países asiáticos donde China no tiene presencia, como Japón y Corea del Sur”. Fuente: Los Andes