Temen en Estados Unidos un masivo aumento de impuestos para afrontar el déficit fiscal

Según la prensa estadounidense, los asesores del presidente Barack Obama “no descartan” subir los tributos para solventar los crecientes gastos gubernamentales. En la campaña, el demócrata había prometido que no tomaría una medida de este estilo pero advierten que la promesa sería difícil de mantener.

Los asesores del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, «no descartan» un masivo aumento de impuestos para poder afrontar los crecientes gastos gubernamentales y el enorme déficit fiscal, aseguró ayer el Washington Post.

Durante la campaña electoral que lo llevó al triunfo en las presidenciales de noviembre último, Obama prometió que no aplicaría ningún alza impositivo, pero esa promesa es «cada vez más difícil de mantener», afirmó el diario de la capital norteamericana.

Esta semana, el director de la oficina de Presupuesto de la Casa Blanca, Peter Orszag, reconoció que el déficit fiscal estadounidense alcanzará los 9 billones de dólares en la próxima década, dos billones por encima de las estimaciones previas.

«El gobierno de Obama insiste en que la promesa» de no elevar los impuestos «se mantendrá -dijo el diario-, pero los máximos asesores del presidente se niegan a rechazar de plano un aumento impositivo de amplia base» para afrontar el abismo entre los ingresos federales y los masivos gastos gubernamentales., informó la agencia ANSA.

La decisión de aumentar los impuestos le costó al anterior presidente demócrata de Estados Unidos, Bill Clinton, una derrota en elecciones legislativas que llevó a la pérdida de la mayoría parlamentaria y, posiblemente, también a George Bush padre la posibilidad de obtener un segundo mandato.

Obama logró que el Congreso aprobara un paquete de estímulo económico de 787.000 millones de dólares para afrontar la recesión, y está impulsando también una costosa reforma del sistema de salud que resultará en ahorros dentro de algunas décadas, destacó el Post.