La gigantesca exposición de ciencia y tecnología argentinas cerró a pleno, al concluir el receso escolar de invierno, su segmento inicial de 16 días consecutivos, en el que superó 1.300.000 visitantes.

 

Tecnópolis es la muestra tecnológica más importante de Sudamérica.

 

Si el frío iba a ser el gran limitante, fue impotente frente el entusiasmo de la multitud -la mitad niños- que llegó al predio ferial de Villa Martelli con avidez, lo recorrió con alegría y lo disfrutó en familia.

El anónimo visitante un millón estuvo en el Parque del Bicentenario en la tarde del jueves pasado, y su presencia fue destacada por la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su discurso en el homenaje a Eva Perón en José C. Paz, y fue celebrada luego con una fiesta de fuegos artificiales en la feria.

Al cierre de esa jornada, la organización de Tecnópolis informó que ya habían pasado por allí 1.080.000 personas.

Fue un arranque con gran potencia, que augura para esta edición, que se extenderá hasta octubre, una marca de público superior a los cuatro millones y medio de visitantes que tuvo la primera Tecnópolis, el año pasado.

Mañana, en su primera pausa de 2012, la megamuestra estará cerrada, y de ahora en más recibirá al público de martes a domingo, siempre de 12 a 20 y con entrada, estacionamiento y acceso a las actividades libres y gratuitos.

La organización espera ahora un estallido de visitas escolares y tiene previsto para atenderlas un equipo de 300 guías, que ya vienen trabajando en visitas guiadas para contingentes de colonias de vacaciones, centros comunitarios, grupos de jubilados y otros.

 

Este fin de semana, el ambiente estuvo impregnado por las emocionantes jornadas iniciales de los Juegos Olímpicos que se disputan en Londres, y que en el parque se pueden ver en una pantalla de la Secretaría de Deportes.

Hoy en particular, hubo quienes cantaron los goles de Las Leonas, que en su debut arrollaron a Sudáfrica 7-1.

Por las calles de la megamuestra desfiló otra vez esta tarde la fanfarria del Regimiento de Artillería 1 de Campo de Mayo, que interpretó marchas y también música popular.

También ofreció sus actuaciones sorpresa en los pasillos de la feria el grupo de danza y acrobacia Tecnocaravana, que maravilla con sus pasos, saltos y piruetas, en estrecho contacto con los visitantes.

Esas variantes permiten amenizar, además, las esperas en las colas de las actividades más requeridas, como la simulación del terremoto de San Juan, una consecuencia inevitable del éxito de la convocatoria.

Por ejemplo, este domingo, en la pista de Skate, poco antes del cambio de turno de las 17, había una cola de 250 metros, pese a que el cupo es de 120 personas por vez. Tenía otro tanto la instalación de YPF, una de las más exitosas de esta edición.

Esa congestión favorecía, naturalmente, la afluencia de público a otras actividades, menos convocantes en principio, pero que determinan que en Tecnópolis siempre haya algo para hacer, y sea imposible recorrerlo todo en una visita.

Como durante todas las vacaciones de invierno los visitantes aprovecharon también los casi 30.000 metros cuadrados de áreas verdes para picnic y mateadas.

Como dijo el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, los visitantes «se apropiaron de ella, la hicieron suya, y es increíble ver cómo aprenden, se divierten, incorporan conocimiento, participan de actividades solidarias, por eso podemos decir que Tecnópolis ya es de todos».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here