El kirchnerismo afirmó que la oposición tiene «éticas que acomoda según le convenga»

En ese sentido, el Frente Justicialista Para la Victoria afirmó que no lo hacen “buscando la verdad sino utilizando cualquier recurso para deteriorar las instituciones, la voluntad ciudadana y a un adversario político”. De esta manera, criticó en una solicitada la actitud de la oposición por cuestionar las postulaciones de sus candidatos y «no tomar en cuenta situaciones propias».

Con el título: «Algunos tienen principios, y cuando no les convienen tienen otros», el Frente Justicialista Para la Victoria (FJP) publicó hoy una solicitada en la cual señalan que la oposición cuestiona las candidaturas de algunos exponentes del oficialismo, pero no toman en cuenta situaciones propias.

«Tanto la Alianza Residual como la Derecha Colorada, se rasgan las vestiduras ante cuanto micrófono le ponen adelante, argumentando principios jurídicos, éticos y morales para descalificar las candidaturas de nuestro frente político sin tener en cuenta algo fundamental: La ley es la misma para todos, siempre», señala la solicitada.

El texto continúa indicando que «para algunos parece que no» y alude a que el año pasado el empresario, diputado y ahora protagonista publicitario Francisco De Narváez convivía sin ponerse colorado, con candidaturas de cumplimiento imposible o quinieleras (a la cabeza y a los premios) como la de Jorge Macri».

En la solicitada aparece una muestra de la boleta de Unión-Pro, lista 505, donde Francisco De Narváez aparece como candidato a gobernador, Jorge Macri como candidato a vicegobernador y en la misma boleta, el mismo Jorge Macri encabeza la nómina de candidatos a diputados nacionales, secundado por Lidia «Pinky» Satragno.

Agrega que en 1998 «el prestigioso jurista Ricardo Gil Lavedra, que conoce la ley, y sabe que no la puede usar según la propia conveniencia política, abogaba a favor de la Diputada Nacional Graciela Fernández Meijide y el jefe de gobierno porteño, Fernando De la Rúa, cuando se candidateaban a gobernadora y presidente, negando con todo su saber la necesidad de renuncia previa».

Destaca que ese argumento ahora «sostiene con vehemencia pero en sentido contrario para con nuestros candidatos».

«Queda claro entonces que tanto unos como otros, tienen éticas, principios y argumentos varios, que los acomodan según les convenga y no buscando la verdad sino utilizando cualquier recurso para deteriorar las instituciones, la voluntad ciudadana y a un adversario político. Si así usan la ley, ¿se los imaginan haciendo leyes en el Congreso?», concluye el texto.

(Telam)