Corea del Norte disparó otro misil y amenazó a la ONU

Se trata de un cohete tierra-aire con un alcance estimado en 260 kilómetrosde, el sexto en cinco días. Además, advirtió que tomará «medidas de autodefensa» si es provocada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
Corea del Norte probó hoy el sexto misil en cinco días y amenazó con tomar «medidas de autodefensa» si es provocada por el Consejo de Seguridad de la ONU, que evalúa imponerle sanciones por su reciente ensayo nuclear.

El hermético país comunista disparó su misil desde su sitio de lanzamiento en Musudan-ni, ubicado en su costa este, dijo un funcionario surcoreano en declaraciones a la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

El funcionario, que pidió no ser identificado, dijo que el proyectil disparado es un nuevo tipo de misil tierra-aire con un alcance estimado en 260 kilómetros, agregó Yonhap.

Se trata del sexto misil de corto alcance que prueba Corea del Norte desde que realizó un ensayo nuclear, el lunes pasado.

El lanzamiento llega en medio de gran tensión regional por el ensayo atómico. Estados Unidos y Corea del Sur pusieron ayer a sus tropas en alerta luego de que Corea del Norte anuló el armisticio firmado con ambos países y amenazó con atacar sus barcos. En medio de este clima de hostilidad, barcos pesqueros chinos se retiraron de la zona, posiblemente para evitar quedar en el medio de una escaramuza naval entre las dos Coreas, informó también Yonhap.

No obstante, el secretario de Defensa estadounidense, Robert Gates, dijo hoy que la situación no era tan crítica y que el Pentágono no enviará tropas adicionales a la región. Estados Unidos tiene 28.000 soldados en Corea del Sur y 50.000 en Japón.

Corea del Norte, en tanto, advirtió que responderá si es provocada por nuevas sanciones de las potencias mundiales.

«Si el Consejo de Seguridad de la ONU comete una nueva provocación, nos será inevitable tomar medidas de autodefensa adicionales», dijo la Cancillería norcoreana en un comunicado difundido por la agencia de noticias oficial KCNA.

El país también acusó al Consejo de Seguridad de hipocresía. «Nuestra paciencia tiene un límite.

El ensayo nuclear realizado esta vez en nuestra nación es el número 2.054 de la Tierra. Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad realizaron el 99,9% de esos ensayos», agregó el comunicado.

Los temores a una escaramuza naval, en especial en las aguas en disputa en la costa oeste de la península, crecieron desde que Corea del Norte realizó su ensayo y revocó el armisticio que puso fin a la guerra de Corea (1950-1953).

En esas aguas se registraron letales batallas en 1999 y 2002. Desde Yeonpyeong, la isla de Corea del Sur más cercana a Corea del Norte, una docena de pesqueros chinos fueron vistos hoy abandonar un puerto norcoreano en dirección desconocida.

La agencia de noticias Yonhap dijo que más de 280 barcos chinos estaban pescando en el área a principios de esta semana, pero que el número cayó a sólo 140. No quedó claro si las embarcaciones chinas, que estaban en la zona por la temporada del cangrejo, recibieron orden de Corea del Norte de abandonar el área o lo hacían por cuenta propia para evitar una escaramuza naval.

Las fuerzas militares combinadas de Corea del Sur y Estados Unidos en territorio surcoreano elevaron ayer su estado de alerta al nivel más alto desde 2006, cuando Corea del Norte realizó su primera prueba de una bomba atómica.

Corea del Norte dice que sólo se está preparando para defenderse de un inminente ofensiva de Estados Unidos, pero Washington niega tener planes de atacar el país.

En la capital estadounidense, el jefe máximo del ejército, general George Casey, se mostró confiado en que su país podría pelear una guerra convencional contra Corea del Norte en caso de ser necesario, pese a estar librando otros conflictos.

Pero Gates, en vuelo a Singapur, trató de bajar las tensiones. «No creo que nadie del gobierno (de Barack Obama) piense que hay una crisis», dijo Gates a periodistas a bordo de su avión.

(Telam)