El Papa recorrió la zona afectada por el sismo que dejó cerca de 300 muertos y 1.000 heridos. Allí, el máximo representante de la Iglesia Católica dijo que la institución «está deseosa de ayudar» en la reconstrucción.

El Papa Benedicto XVI se desplazó hoy hasta la ciudad de L’Aquila, epicentro del terremoto que el pasado 6 de abril sacudió la región central de Los Abruzos. El Pontífice visitó por primera vez las áreas devastadas por el desastre en el que murieron cerca de 300 personas y 1.000 resultaron heridas.

Según El Mundo, la primera visita del máximo representante de la Iglesia Católica fue al pueblo de Onna, a las afueras de L’Aquila, donde cerca de unas 40 personas perdieron su vida durante los temblores de tierra. Esta localidad quedó destruida y ninguna de sus casas se mantuvo en pie.

Allí, Benedicto XVI recordó que desde el primer momento estuvo al lado de las víctimas y damnificados y que siguió «con aprehensión» todas las noticias sobre el terremoto y los daños causados. «La Iglesia está toda aquí, conmigo a la cabeza, a vuestro lado, partícipe de vuestro dolor y deseosa de ayudaros a reconstruir casas, iglesias, empresas destruidas o gravemente dañadas», afirmó en la zona afectada por el seísmo que hoy amaneció con niebla y una fuerte lluvia.

El Pontífice añadió que se daba cuenta de que a pesar del compromiso de solidaridad manifestado desde todas las partes, «son muchos los problemas que comporta vivir fuera de las casas, en automóviles, en las tiendas, todavía más debido al frío y a la lluvia». En la región, más de 65.000 personas permanecen aún sin casa y alrededor de 36.000 siguen viviendo en tiendas de campaña.

El Papa además visitará la residencia de estudiantes de L’Aquila, donde murieron muchos jóvenes estudiantes. Se espera que Benedicto XVI agradezca en persona a los equipos de ayuda y rescate su labor durante estos días.

Las autoridades aseguraron que se tardarán meses antes de que se rehabilite la zona. El Gobierno italiano decidió la pasada semana destinar 8.000 millones de euros para la reconstrucción de Los Abruzos. Entre las distintas medidas para ayudar a la región, el Ejecutivo propuso que L’Aquila acoja la próxima cumbre del G-8, que se iba a celebrar en la isla italiana de La Magdalena.

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here