Gabriela Córdoba fue rescatada por la policía en la localidad chubutense de Paso de Indios. El secuestrador está imputado en Comodoro Rivadavia por una serie de delitos sexuales.

Gabriela Córdoba, la mujer que había desaparecido el 7 de agosto cuando se dirigió a la localidad chubutense de Astra en busca de un trabajo, fue rescatada por la Brigada de Investigaciones, que la halló junto a su secuestrador debajo de una alcantarilla donde la mantenía oculta, a 25 kilómetros de Paso de Indios.

El detenido, Francisco Bayón, estaba imputado en libertad por cuatro casos de violación y ya se había fijado la fecha del juicio al que será sometido por dos de esas causas, informa El Patagónico. El domingo a la noche, la joven se reencontró con su familia.

Luego de la inmensa alegría que significó, el domingo al mediodía, para sus familiares enterarse que Gabriela había sido hallada con vida, anoche alrededor de las 21:30 vivieron un esperado reencuentro entre llantos, abrazos y una emoción interminable. Pocas eran las palabras para ese especial momento, ya que las mismas sobraban.

Rita Pérez y Tobio Córdoba, padres de Gabriela, así como  sus hermanas Andrea, Liliana y Zunilda, entre otros familiares, primero tuvieron una larga espera en el edificio de la Brigada de Investigaciones en Kilómetro 3, hasta que arribó el móvil de la Policía Montada que regresaba de Paso de Indios.

Tras descender de la camioneta con los ojos llenos de lágrimas, Gabriela se abrazó en un interminable encuentro con sus seres queridos. Su padre, mientras esperaba tenerla entre sus brazos, sacó un pañuelo para secar las lágrimas que le corrían por el rostro.

Durante el viaje, Gabriela estuvo acompañada por una integrante de la Policía Montada que le brindó asistencia y contención tras la experiencia vivida.

La joven también fue resguardada por los investigadores a su llegada a Comodoro Rivadavia para que pudiera dialogar en privado con sus familiares.

Desde su desaparición el martes 7 de agosto, la Brigada de Investigaciones barajaba la hipótesis de que Gabriela Córdoba podía estar bajo las «garras» de un violador serial. En ese sentido, centraba sus sospechas sobre Francisco Bayón, quien está imputado en cuatro causas de abuso sexual, precisó el jefe de esa Brigada, Leonardo Bustos.

Así, tras la denuncia de la averiguación del paradero de Gabriela, los investigadores concretaron al día siguiente allanamientos a las viviendas de los integrantes de la familia de Bayón, indicó Bustos.
Según la misma fuente, Bayón ya tenía pedido de captura desde que se había ausentado el año pasado de los domicilios donde solía residir en los barrios Pietrobelli y Sismográfica.

Los cuatro casos de abuso sexual que se le imputan a quien fue detenido el domingo por el secuestro de Gabriela Córdoba, fueron cometidos entre 2010 y 2011 en Kilómetro 17, Ciudadela y Sismográfica. Incluso, en ese último barrio, Bayón habría sufrido el incendio intencional de su vivienda por parte de familiares y amigos de una de las víctimas, se indicó.

Dos de las causas en la que está acusado ya poseen fecha de juicio y en octubre está previsto el debate del primer proceso en su contra.

Otras fuentes consultadas por el diario El Patagónico señalaron que el presunto violador serial estuvo detenido por una de las causas, pero por decisión de la juez Raquel Tassello habría sido puesto bajo custodia de su madre pese a ser mayor de edad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here