river2jpgAcorralado por los resultados, Gorosito apostaría por juntar a Gallardo, Ortega y Buonanotte en la creación más un 9: Fabbiani, si está OK de una molestia, o Ríos.

«Ni Dios tiene unanimidad», fue la frase que eligió Néstor Gorosito para reconocer que las dos derrotas iniciales del semestre fijaron la mira sobre su continuidad. Y como Pipo conoce las exigencias de River, sabe que el domingo ante Chacarita en el Monumental no puede fallar. Por eso, no podría resistir la tentación de armar un súper ataque con Ortega, Gallardo, Buonanotte y Fabbiani. Sí, el DT apostaría más fuerte que nunca.

Gorosito ya admitió que maneja la posibilidad de armar este cuarteto de ataque en el Monumental. Esa idea le ronda en la cabeza desde la pretemporada y por eso insistió tanto por la llegada de volantes de contención y peleó por retener a Barrado. El técnico probaría un 4-2-3-1 en la práctica formal de fútbol de esta mañana, aunque se le presentó un problema: el Ogro está con una molestia en el aductor izquierdo y tal vez no esté en condiciones de exigirse. «Lo vamos a evaluar día a día para saber si puede llegar al domingo», comentan desde el cuerpo técnico. Igual, sin Fabbiani el sistema no cambiaría, sólo entraría Ríos en su lugar.

¿Cómo se pararán los creativos? Por características naturales debería ser Ortega-Gallardo-Buonanotte. Sin embargo, a Pipo le gusta que el Enano arranque en la derecha. ¿Entonces? En ese caso, el Burrito jugaría por el centro y el Muñeco por la izquierda. Con esta disposición Gallardo sería el más perjudicado, porque él debería cubrir la banda en el retroceso y el juego recaería más en Ortega.

La apuesta es tan tentadora y lógica (porque River debe salir a llevarse por delante a Chacarita) como riesgosa, por el esquema y las características de los intérpretes: Gallardo, Ortega y Fabbiani no están para hacer un gran despliegue y eso puede generar espacios demasiado amplios como para que Barrado y Paniagua logren una cobertura eficiente.

Pipo nunca juntó de entrada a cuatro jugadores de ataque. En el semestre pasado sólo unió a Gallardo, Buonanotte, Falcao y Fabbiani 85 minutos, divididos en seis partidos diferentes. Y en los minutos finales ante Nacional de Paraguay, la noche de la eliminación de la Libertadores, sumó a Rosales. Hoy está tan o más urgido que en ese momento. Y se tienta…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here