El presdiente vientamita, Truong tan Sang, le da la mano a Vladimir Putin en Sochi

Rusia anunció hoy que negocia el retorno de sus buques a territorio de sus antiguos aliados comunistas de Cuba y Vietnam para reabrir las bases navales cerradas tras la caída de la Unión Soviética.

«Estamos estudiando la creación de puntos de asistencia y suministro en territorio de Cuba, las islas Seychelles y Vietnam», aseguró Víctor Chirkov, comandante en jefe de la Armada rusa, a la agencia oficial RIA-Nóvosti.

El vicealmirante subrayó que Rusia, que ha lanzado un programa de rearme que incluye la adquisición de cuatro portahelicópteros, se ha marcado como objetivo estratégico de cara a los próximos años «el despliegue de las fuerzas de la Armada fuera de sus fronteras».

Precisamente, Cuba y Vietnam fueron dos de los puntos más calientes de la Guerra Fría, ya que tanto la URSS como Estados Unidos contaban con bases militares en esos dos estratégicos países.

No obstante, la sempiterna falta de fondos y el cambio de prioridades del Kremlin, que tuvo que centrarse en luchar contra el terrorismo y el separatismo, obligaron a Moscú en el cambio de siglo a una retirada estratégica y a cerrar sus instalaciones militares en el exterior.

La última base de Cuba cerró en 2001

El líder cubano, Raúl Castro, visitó recientemente la capital rusa para abordar, entre otras cosas, el incremento de la cooperación militar, que se ha reanudado tímidamente en los últimos años.

El presidente ruso, Vladímir Putin, cerró poco después de llegar al poder en 2001 la base de espionaje electrónico de Lourdes, último residuo de la masiva presencia soviética en Cuba, decisión que causó entonces un gran malestar en círculos militares.

En diciembre de 2008, una flotilla rusa encabezada por el destructor cazasubmarinos «Almirante Chabanenko» abrió una nueva era al atracar en La Habana por vez primera desde 1991.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here