El gobierno de ese país fustigó hoy a los países que quieren castigarlo por el hecho. Y advirtió que responderá militarmente si Corea del Sur se une a una iniciativa para prevenir la expansión armamentística.

Corea del Norte fustigó hoy a los países que quieren castigarla por haber realizado un segundo ensayo nuclear y dijo no tener miedo a nuevas sanciones, al tiempo que advirtió que responderá militarmente si Corea del Sur se une a una iniciativa para prevenir la expansión armamentística.

En coincidencia con una manifestación en su capital, Pyongyang, para celebrar el ensayo nuclear, el diario de mayor circulación en Corea del Sur informó hoy que el vecino comunista al parecer reanudó las operaciones en su única planta atómica productora del plutonio utilizado para sus pruebas nucleares.

Corea del Norte dijo a través de su agencia de noticias oficial KCNA que usará «fuertes medios militares» en caso de que Corea del Sur trate de detener e inspeccionar sus barcos como parte de la Iniciativa de Seguridad sobre la Proliferación (PSI), un programa internacional encabezado por Estados Unidos.

«Aquellos que nos provoquen una vez no serán capaces de escapar al castigo inimaginable e impiadoso», dijo un vocero militar a KCNA.

En tanto, el periódico surcoreano Chosun Ilbo informó que satélites estadounidenses detectaron humaredas en el reactor nuclear de Yongbyon, al norte de Pyongyang, y que se sospecha que esto es una señal de que Corea del Norte reanudó las actividades en la planta, según reprodujo la agencia de noticias DPA.

De confirmarse, este hecho sería un serio revés para los esfuerzos de años de que Corea del Norte abandone su programa nuclear militar. El país había comenzado a desmantelar el reactor de Yongbyon como parte de un acuerdo firmado en 2007 a cambio de combustible y concesiones diplomáticas.

Pero luego de complicarse la implementación del acuerdo y de lanzar un cohete hace dos meses, Corea del Norte detonó el domingo una bomba atómica en un sitio subterráneo y probó cinco misiles de corto alcance en los dos últimos días. El país ya había realizado otra prueba nuclear, la primera, en 2006.

Corea del Norte advirtió a todo barco que se mantenga alejado de sus costas a lo largo de hoy, en un indicio de que podría probar nuevos misiles, dijo la guardia costera surcoreana.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó el lunes la prueba nuclear y tenía previsto reunirse otra vez para adoptar una resolución vinculante con nuevas sanciones contra Pyongyang.

Pese a las condenas, una multitud de norcoreanos, incluyendo oficiales militares y funcionarios del partido, se congregaron hoy en Pyongyang para celebrar el test atómico.

Choe Thae Bok, un dirigente del partido, dijo que el ensayo atómico «fue un gran emprendimiento» que protegerá al país de los «imperialistas de Estados Unidos», informó KCNA.

Un diario norcoreano, Minju Joson, dijo hoy que el país no temía las repercusiones.

«Es un engaño irrisorio que Estados Unidos piense que puede ponernos de rodillas con sanciones. Hace décadas que vivimos bajo sanciones de Estados Unidos, pero hemos salvaguardado firmemente nuestra ideología y sistema mientras avanzamos con nuestros logros», escribió el periódico en un comentario.

«La política de Estados Unidos de sanciones contra Corea del Norte es como golpear una piedra con un huevo podrido», agregó.

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here