Seis personas muertas – una de ellas una niña de 10 años – y 14.000 personas evacuadas es el último balance del rastro que la tormenta tropical Isaac ha dejado a su paso por Haití, donde se ha abatido con especial crudeza sobre los 400.000 damnificados del terremoto de enero de 2010, que siguen viviendo en tiendas de campaña en la capital del país y sus alrededores. Tras pasar por Haití, Isaac ha tocado tierra este sábado en la provincia de Guantánamo, en el extremo este de Cuba, con una trayectoria rumbo a Florida. El inicio de la convención nacional republicana, que estaba previsto este lunes, se ha retrasado un día, hasta el martes por la tarde.

Fuentes de Protección Civil en Puerto Príncipe han informado este sábado de que las fuertes lluvias y vientos se hicieron sentir especialmente en la noche del viernes y dejaron sin electricidad a buena parte del Departamento Oeste, al que pertenece la capital del país. De los 32 generadores que proporcionan electricidad al citado departamento, 30 quedaron fuera de servicio por las lluvias.

Varios puntos de Haití han sufrido inundaciones, aunque las autoridades aseguran que no han sido generalizadas. Haití es un país muy expuesto a las inundaciones porque apenas conserva un 2% de su capa vegetal.

Organismos estatales y no gubernamentales preparaban ayer reservas de alimentos, agua y materiales de primera necesidad en caso de urgencia. Las autoridades temen también una eventual expansión de la epidemia de cólera que se inició en octubre de 2010 y que periódicamente se cobra nuevos casos.

Lanzamiento aplazado

Se espera que Isaac se transforme en un huracán “el domingo o el domingo por la noche” al acercarse al sur de Florida, precisó ayer el Centro estadounidense de Vigilancia de Huracanes, con sede en Miami (Florida). La fuerza del viento, actualmente de 95 kilómetros por hora con ocasionales ráfagas más potentes, iba aumentando a medida que se acercaba a la costa cubana.

La tormenta tropical ha obligado este sábado a la NASA a aplazar hasta el próximo jueves el lanzamiento de dos sondas espaciales para estudiar la influencia del Sol sobre la Tierra y los anillos de radiación que la rodean. El lanzamiento del cohete Atlas V, que debe poner en órbita las dos sondas, ha sido programado para la madrugada del 30 de agosto, a falta de la aprobación de la fuerza aérea estadounidense, según informó la NASA en su página web.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here