El ministro de Justicia salió al cruce de la reacción que tuvieron los referentes de Unión-PRO por las observaciones a cinco candidatas de la fuerza por la Provincia y aseguró que son el jefe de gobierno porteño y el primer postulante a diputado los que «mandan a hablar y a insultar» a la candidata a diputada Claudia Rucci.

El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, cargó hoy duramente contra los principales referentes de Unión-PRO al calificar de «vagos» a Mauricio Macri y Francisco de Narváez, y de «traidor» a Felipe Solá.

Así lo señaló luego de afirmar que «son ellos» los que «mandan a hablar y a insultar» a la candidata a diputada Claudia Rucci, a la que señaló como «una chica que no tiene nada que ver con la política y no sabe de qué está hablando».

De este modo, Fernández salió al cruce de la reacción que tuvo este sector de la oposición a las observaciones realizadas por el juez federal Manuel Blanco a cinco candidatas por la provincia de Buenos Aires, al considerar no estaban debidamente probados los dos años de residencia en el distrito para poder postularse.

«Los que la mandan a insultarme son Mauricio Macri, Francisco de Narváez y Felipe Solá», aseveró Aníbal Fernández, quien de los dos primeros dirigentes dijo que «son vagos y no trabajan», en tanto del ex gobernador y diputado nacional sostuvo que «es un traidor».

Así lo afirmó en declaraciones a la prensa formuladas este mediodía en la sede del Ministerio de Justicia, luego de recibir al embajador de Israel en Argentina, Daniel Gazit.

Previamente, en declaraciones a radio Diez, Fernández, dijo que los dirigentes de Unión-PRO están «muy susceptibles» respecto de las observaciones realizadas por el juez federal Manuel Blanco y sostuvo que el oficialismo «también tiene seis casos objetados».

«No son impugnaciones, son objeciones del juez y nosotros también tenemos seis casos objetados que deberán presentar la documentación respectiva, caso contrario se van a quedar fuera de la lista», indicó Fernández a radio Diez.

El ministro se refirió a la conferencia de prensa que dieron ayer Francisco de Narváez, Mauricio Macri y Felipe Solá, en la que denunciaron una «trampa electoral» del gobierno en el camino a los comicios del 28 de junio.

«La conferencia de prensa que vi ayer pareciera que fuera una agresión contra ellos, una persecusión, pero nos involucra a todos de la misma manera, estamos todos en la misma situación», reiteró el ministro y agregó: «Ultimamente están todos muy susceptibles».

En tanto, Fernández volvió a rechazar «por poco serias» las impugnaciones presentadas por la oposición contra las postulaciones de Daniel Scioli y Sergio Massa, que fueron avaladas por el juez Blanco, en un fallo que fue apelado y ahora deberá expedirse la Cámara Nacional Electoral.

«Me llama la atención que se insista con eso queriendo proscribir a Scioli y Massa para participar de las elecciones», dijo el titular de la cartera de Justicia.

Por otra parte, también rechazó cualquier vinculación del oficialismo con el candidato Fernándo Jesús Narváez, que ayer fue denunciado en la rueda de prensa de Unión-Pro como un intento de confundir al electorado.

«¿Qué tenemos que ver nosotros con eso? Si este hombre se decidió a presentarse por un partido y cumplió con las condiciones para contar con ese partido y se presentó, por qué se le va a negar, ¿porque tiene un parecido que es homónimo de uno de los candidatos?», se preguntó.

El ministro dijo que en este caso «uno tiene que ser cuidadoso y prestarle atención», pero consideró que para pensar «que eso sea objeto de la mala fe, la verdad hay que ser demasiado susceptible».

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here