Cerró la campaña en Ecuador con Rafael Correa como favorito

El domingo más de diez millones de ecuatorianos elegirán presidente y la renovación de todos los cargos electivos. Los sondeos auguran una casi segura victoria del actual mandatario en los comicios, que serán regidos por la nueva Constitución, por lo que su nuevo período no podrá llamarse «reelección». Hoy arrancó la veda electoral.

Ecuador volverá el domingo a las urnas por cuarta ocasión en poco más de dos años para renovar todos los cargos electivos, con sondeos de encuestadores que anticipan una casi segura victoria del presidente Rafael Correa.

Los ecuatorianos atravesaron hoy la primera jornada de veda electoral, tras los multitudinarios cierres de campaña de anoche, mientras se pulían detalles del operativo.

La jornada de diez horas de elección del domingo contará con la veeduría de unos 200 observadores de la Unión Europea y de la Organización de Estados Americanos, que no perciben indicios de fraude y más bien destacaron los logros técnicos del proceso, informaron las agencias Ansa, DPA y Prensa Latina.

Los comicios se realizan bajo la vigencia de la nueva Constitución, aprobada por una asamblea y avalada ampliamente en referendo, en el que el presidente Correa obtuvo respaldo para su proyecto político.

Entre los principales cargos se eligen presidente y vicepresidente, 15 asambleístas nacionales, 103 asambleístas provinciales, 6 asambleístas del exterior, cinco parlamentarios andinos, 46 prefectos y viceprefectos, 221 alcaldes, 1.039 concejales urbanos y 542 concejales rurales.

La renovación del mandato del presidente Correa no podrá llamarse «reelección» debido a que una disposición de la Constitución promovida por su gobierno hace borrón y cuenta nueva e inicia los períodos de gestión desde esta votación.

Según proyecciones de los encuestadores, Correa tendrá al menos la mitad de la Asamblea Nacional y de las prefecturas y alcaldías en elección.

Los ecuatorianos iniciaron hoy un período 48 horas de veda política en la que está prohibido todo tipo de actividad proselitista, incluidas las franjas publicitarias de los canales de televisión y emisoras de radio, destacó anoche el titular del Consejo Nacional Electoral (CNE), Omar Simón.

La prohibición rige desde esta última medianoche, cuando finalizó la campaña proselitista, que saturó los espacios televisivos, radiales y públicos con ofertas y promesas de postulantes, interesados en captar el respaldo de los electores.

Según Simón, salvo contados incidentes, que no mencionó, la actividad proselitista transcurrió con altura y limpieza. Desde este mediodía rige igualmente la llamada Ley Seca hasta el lunes venidero, por lo cual todos los centros del país están invalidados de vender bebidas alcohólicas, destacó.

En el padrón electoral figuran algo más de 10,5 millones de ciudadanos, que podrán votar en una jornada de diez horas que se abre a las 7 (9 de Argentina) y se cierra a las 17.

Hasta 94.000 policías y militares están habilitados para votar por primera vez en Ecuador. Su voto es facultativo y votarán en los lugares donde estén resguardando el proceso, sin hacer fila y sin portar armas durante el sufragio.

También hay 507.000 mayores de 16 años cedulados, cuyo voto es optativo y para lo cual recibieron capacitación de su derecho al sufragio. La expectativa del Consejo Nacional Electoral es que vote aproximadamente la mitad.

Otra novedad fruto de la nueva Constitución es la posibilidad de que voten 86.426 extranjeros que residen en Ecuador desde hace más de cinco años y que se inscribieron para sufragar, y para hoy el voto de 2.749 presos sin sentencia habilitados para votar.

«Es la primera vez en Latinoamérica que las personas privadas de la libertad van a sufragar», afirmó el presidente del CNE.

El Consejo Nacional Electoral aplicará un sistema de conteo rápido y el mismo domingo dará a conocer resultados oficiales preliminares de la votación presidencial mientras que los conteos de prefectos, alcaldes, concejales, consejeros, asambleístas y parlamentarios andinos se difundirán en el transcurso de la semana siguiente a la votación.

(Telam)