Procesaron al «jardinero» de Cristina

Ricardo Barreiro era funcionario del organismo de control de los aeropuertos y, a la vez, tenía la concesión de una compañía de carga aérea.

ricardo-barreiro-jardinero-de-cristinaEl juez federal de Río Gallegos Javier Leal de Ibarra procesó hoy al «jardinero» de la ex presidenta Cristina Kirchner, Ricardo Barreiro por incompatibilidad de funciones y le trabó un embargo provisorio de 100 mil pesos. El magistrado, que está a cargo del Juzgado Federal de Río Gallegos, determinó que el «jardinero» resultó beneficiario de la concesión de una compañía de carga aérea Jet Paq y fue contratado en forma simultánea por el Organismo Regulador de Aeropuertos (ORSNA) del gobierno de la ex presidenta. Además, llamó a indagatoria a funcionarios K que permitieron que Barreiro estuviera en los dos lados del mostrador a la vez.

En su resolución el juez dijo que estas dos funciones provocaron un conflicto de intereses entre los intereses del Estado que debía proteger desde el ORSNA con los privados de su concesión.

En marzo el fiscal federal de la Capital Ramiro González formuló el dictamen de requerimiento de instrucción contra Barreiro ante el juez federal Luis Rodríguez, que ascendió de magistrado en el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Pero luego la causa pasó a Río Gallegos, donde el kirchnerismo luego frenó la investigación. Hasta que en agosto la Corte nombró a los miembros de la Cámara Federal de Río Gallegos para subrogar el juzgado y se la sacó a jueces suplentes kirchneristas.

El fiscal había pedido, entre otras medidas de prueba, el contrato de concesión del servicio de Jet Paq S.A. a Barreiro en el aeropuerto de El Calafate y su legajo laboral en el organismo regulador del sistema de aeropuertos, que dirigía Gustavo Lipovich, dirigente de la agrupación kirchnerista La Cámpora.
Barreiro logró un veloz ascenso social a la sombra del poder del matrimonio Kirchner, al punto que su hijo Pablo llegó a asistente personal de la Presidenta. El joven se ha convertido en socio de la empresa Transportista RP y de la hotelera Campo Grande SRL, dueña de un lujoso restaurante en El Calafate. Otro hijo de Barreiro, Sebastián, integra la escolta presidencial.

En los ’90, cuando Santa Cruz estaba gobernada por Néstor Kirchner, Barreiro padre se afincó en Río Gallegos y empezó a trabajar de jardinero, ocupándose de los canteros con plantas y flores del matrimonio. Rápidamente se convirtió en hombre de confianza de Néstor Kirchner y Cristina Fernández. Por ejemplo contactó al arquitecto que levantó la casa familiar en El Calafate. Y luego trabajó de administrador del hotel de lujo Los Sauces que los Kirchner construyeron en el terreno lindero al chalé.

Aunque vive en Santa Cruz, entre Río Gallegos y El Calafate, Barreiro ha sido beneficiado con tres cargos de funcionario en otras provincias. El 15 de agosto de 2012 Barreiro fue designado «coordinador» de Relaciones Institucionales del Centro Experimental de Industrias Culturales Entrerrianas (CEICER), en la provincia de Entre Ríos.

El pluriempleo de Barreiro incluye otro cargo público: «Embajador cultural» de Clorinda, limítrofe con Paraguay, a 3.600 kilómetros de su casa y 2500 kilómetros de Buenos Aires. «Gracias a Ricardo Barreiro conversé con muchos funcionarios (nacionales) de primera línea y pudimos conseguir muchas cosas para nuestra ciudad», desveló el intendente de Clorinda.

El tercer puesto de funcionario público del ex jardinero es en la Gerencia de Recursos Económicos Financieros y Control de Calidad del Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA). Nadie conoce exactamente qué trabajo hace, dónde ni cuándo pero, eso sí, cobra un salario».