0191825BAdquirir un inmueble no es una tarea fácil, y menos si el comprador «debuta» en esta actividad. Los detalles a tener en cuenta son muchos, y suelen pasar desapercibidos ante la euforia del momento.

Bárbara Roesler – Infobae

Contar con el dinero suficiente para comprar la primera casa es uno de los momentos más importantes de la vida de una pareja joven o la de una persona que, finalmente, decide independizarse de sus padres. Sin embargo, la euforia y las ganas de tener ya el techo propio influyen en la elección, y ocultan detalles o cuestiones que son muy importantes para tener en cuenta con vistas al futuro.

Consultada por Infobae.com, Karen Yanco, socia de Interwin Marketing Inmobiliario, ofreció una serie de tips que, opinó, deberían guiar cada transacción.

«Creemos que dado que la compra de una vivienda es algo que no se realiza todos los días, que nos va a condicionar futuros aspectos de la vida cotidiana y que va a perdurar en el tiempo, no conviene apurarse», sostuvo.

Según explicó, «hay que analizar muy bien todos los aspectos. Por ejemplo, además de la cercanía de la familia o del trabajo, pensar en la seguridad de la zona, el fácil acceso a medios de transporte, el nivel de ruido y movimiento de gente a distintas horas, los espacios verdes cercanos, a cuántas cuadras se encuentra de supermercados, farmacias, hospitales, etcétera».

Por su parte, el martillero público y asesor inmobiliario César Griolli, de Griolli Propiedades, aconsejó «recorrer la zona elegida con anterioridad, de día, de noche, con lluvia y con sol». Viajar desde el trabajo para comprobar cómo es esa experiencia, consultar con vecinos acerca de las ventajas y desventajas del barrio y/o el edificio y sobre el valor de las expensas e impuestos son otras cuestiones que Grillo recomienda tener en cuenta

Además, sostuvo que es importante «verificar las amenazas visuales y de luminosidad». «Hoy en día y con el auge de la construcción, un hermoso departamento al contra frente puede convertirse en una ‘sala de revelado fotográfico’ por la construcción de otro edificio en un terreno lindero», ejemplificó.

Yanco llamó, también, a distinguir al momento de elegir la vivienda para la compra entre los aspectos que pueden modificarse a partir de una inversión razonable con respecto al valor total de la propiedad («como una mano de pintura, un revestimiento, refaccionar un baño o una cocina», señaló), y los que no podrán cambiarse porquen son parte de la propia estructura (que incluyen la ubicación, categoría del edificio, luz natural, distribución de la planta). Del mismo modo opinó Griolli, quien pidió «no temer a las pequeñas reformas que pueden hacerse en las propiedades».

«Otro aspecto importante –agregó Yanco- es que el inmueble acompañe el crecimiento de su dueño/a, y si en algún momento cambian sus necesidades (por crecimiento de la familia, por ejemplo), pueda ser vendido sin mayores complicaciones».

Compre nacional
Los argentinos, sobre todo aquellos jóvenes que buscan mayor independencia o, por el contrario, iniciar una vida en pareja, siguen una serie de patrones comunes en lo que respecta a la compra del «primer techo propio».

«Generalmente las parejas jóvenes y los solteros buscan unidades chicas (de uno o dos ambientes, con o sin cochera), aunque esto tiene que ver también con sus posibilidades económicas (…). En muchas ocasiones se desea continuar en el barrio de crianza, o donde el futuro dueño tiene amigos, o dónde viven actualmente sus padres o futuros suegros. Se busca además la cercanía o acceso directo a su trabajo o a su lugar de estudio», relató Yanco.

En aquellos casos en los que el matrimonio que busca la primera vivienda ya tiene hijos, «habitualmente se prioriza la calidad de vida y cercanía al colegio, a los comercios», agregó.

Griolli, en tanto, destacó que los jóvenes solteros suelen tener menos pretensiones. «Buscan independizarse y centran su vista en lograrlo inmediatamente, sin reparar demasiado en detalles edilicios. No obstante esto, suelen priorizar zonas con mucho movimiento. Muchos jóvenes solteros consultan acerca de la conformación del vecindario para tomar su decisión, buscan vecinos jóvenes con horarios y características similares», explicó.

Según sostuvo Yanco, los productos más demandados por el comprador promedio argentino en este momento son los departamentos chicos, de 1,2 y 3 ambientes, entre los 70.000 y los 200.000 dólares, tanto «para uso personal como para reserva de valor o para renta».

También los amenities o servicios suman en las preferencias del comprador al momento de elegir. «Los más solicitados son, en primer lugar, el servicio de vigilancia. En segundo lugar la piscina y el salón de usos múltiples (SUM). Y en último lugar se piden también juegos para niños, jardín, parrilla, y laundry».

En el primer semestre de 2009, las ventas de inmuebles en Capital Federal cayeron un 28% con respecto a igual período del año anterior. Según datos del Colegio de Escribanos de la ciudad, en los primeros seis meses se concretaron 20.365 operaciones (por un monto total de 5.745,17 millones de pesos), contra 32.858 escrituras firmadas hasta junio de 2008 (7.977,53 millones de pesos)..

Bárbara Roesler – Infobae

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here