IPV: se pueden cancelar viviendas pagando sólo la mitad

A partir de la sanción por parte del senado provincial de la ley que propicia la cancelación de las hipotecas del Instituto Provincial de la Vivienda, se podrán obtener quitas que van desde el 50 al 75% del valor de la vivienda, dependiendo del año de entrega. El titular del IPV, Carmelo Simó, explicó a LV4 los alcances de la norma.
Va a permitir a las personas que recibieron viviendas antes del 2001, cancelar la deuda con un quita muy importante del orden del 50% -señaló a esta emisora el Director del IPV- y a su vez aquellas viviendas entregadas después de ese año, tendrán una quita del 25%».

Carmelo Simó dijo que esto va a hacer posible que algunas casas que tienen deuda histórica, con cuotas que aún siendo muy bajas no se pueden cobrar, estén ahora en condiciones de ser canceladas.
«Esperamos que ese ingreso de recursos extra al IPV, nos permita a su vez -explicó- sin descapitalizar al Instituto, generar operatorias con los recursos del plan federal reconvertido».
Una persona que está pagando al día obtendrá una quita del 50% al capital. Para los adjudicatario que no están al día, la quita se realiza sobre el capital y sobre los intereses cuando estos no sean punitorios o por mora. «No se incluyen los intereses cuando ya están el proceso de apremio o se ha tramitado el cobro a través del IPV o algún estudio jurídico»- amplió.
El funcionario señaló que ahora hay que reglamentar la ley pero desde el organismo a su cargo ya se prevía esta posibilidad, por lo que están trabajando para agilizarlo los trámites «y darle la mayor comodidad posible al adjudicatario». El pago debe ser de contado. 
 
En los próximos días, el IPV diseñará la programación de cancelación de las hipotecas y la conformación del fondo, al cual se estima que le ingresará alrededor de $ 90 millones por año.
El impulsor de esta norma fue el diputado Jorge Tanús (PJ) para quien «el espíritu de esta ley es reactivar los programas provinciales de vivienda que están actualmente inactivos por falta de fondos».
Dicho plan para cobrar las deudas hipotecarias que se calculan en 70.000, busca que los propietarios se liberen de las cuotas y puedan asumir sus casas como «bien real». Pero también el Estado provincial intenta recuperar fondos para reinvertirlos en más viviendas y generar, a su vez, nuevas fuentes de trabajo en el sector de la construcción.
(RadioSanRafael)