La jefa de Estado renovó sus críticas a la oposición al encabezar un acto en la localidad bonaerense de Coronel Suárez. También se solidarizó con el intendente local, a quien le realizaron pintadas en la puerta de su casa. «Esta Presidenta ha soportado insultos y agravios que nunca se habían visto», señaló y agregó: «Sé lo que duelen en el corazón estas cosas».

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó hoy en Coronel Suárez que «creemos en la Argentina de los que hacen no de los que hablan, de los que producen no de los que agravian» y recordó la «política del ajuste» de otros gobiernos que «dejó miles de trabajadores en la calle».

En su visita a una fábrica de manufacturas de calzado «Indular» en Coronel Suárez, en la provincia de Buenos Aires Cristina dijo además que esta ciudad «es un símbolo de este modelo que iniciamos el 25 de mayo de 2003 porque en 2002-2003 esta fábrica cerraba dejando miles de trabajadores en la calle y hoy no sólo da trabajo a muchísimos trabajadores sino que tiene más trabajadores que cuando cerró y apunta a nuevas inversiones».

«Hoy Coronel Suárez tiene un índice de desocupación cero y eso se debe a que hay empresarios que se han comprometido y que sueñan además con un Mercosur que abastezca y en el que Brasil y la Argentina sean dos socios que impulsen a la región como un lugar diferente en el mundo», subrayó la Presidenta.

Acompañada por el gobernador bonaerense Daniel Scioli y el intendente Ricardo Moccero, de una fuerza vecinalista, Cristina aseguró: «tengan la certeza que esta Presidenta seguirá profundizando las condiciones que permitan el desarrollo de estas y de otras inversiones que demuestran que se puede seguir transformando a la Argentina».

«No tengan miedo de transformar a la Argentina porque se puedan quedar sin trabajo», enfatizó y recordó que «hay algunas plazas y calles con nombres de algunos que en un momento pensaban que el mal de la Argentina era la extensión de su territorio».

La Presidenta agregó que «nosotros no tenemos miedo de volver a recuperar esa grandeza que tuvo el país que fue líder en innovación tecnológica e industrial y no tenemos miedo al trabajo y a la creación de más y más puestos de trabajo porque ese es el instrumento para seguir creciendo y alcanzando una mejor calidad de vida para todos los argentinos».

Cristina se refirió luego a que «cerca de esta fábrica otro de los modelos fue y es el surgimiento de los microemprendimientos que fueron muy importantes cuando ésta fábrica cerró porque ayudaron a mantener la actividad apoyados por los programas de Desarrollo Social y de Trabajo desde la Nación y desde la provincia con los programas provinciales».

«De esa forma articulando entre Nación, provincia y municipio se consiguieron soluciones que siempre son diferentes porque los problemas son diferentes, pero que tuvieron y tienen un solo objetivo: volver a recuperar cada trabajo», dijo.

Luego señaló que «este día en el que anunciamos nuevas inversiones en el sector privado y público con casas que van necesitar los trabajadores, este día debe ser para Coronel Suárez el día de los sueños recuperados».

Cristina relató luego un diálogo que mantuvo con una mujer de Pigüé: «me encontré con una tocaya de Pigüé, Cristina, que todos los días sale a las 5 de la mañana hacia Coronel Suárez y regresa a las 3 de la tarde a su ciudad porque aquí hay trabajo. Pero ese esfuerzo y sacrificio de Cristina de Pigüé es parte de este modelo que iniciamos en mayo de 2003».

En otro momento, la Presidenta relató un hecho sufrido hoy por el intendente Moccero en su domicilio donde aparecieron pintadas con agravios hacia el jefe comunal y su familia.

«A usted, intendente, le digo que estas cosas duelen cuando se la toman con la familia de uno. Y se lo digo porque como presidenta he recibido insultos y agravios como nunca se habían visto en Argentina», dijo.

Cristina agregó que «por suerte son pocos, cada vez son menos esos argentinos y somos más los que creemos en la tolerancia, en el respeto y en la democracia».

Y señaló: «con una mano en el corazón les digo a los argentinos -los que nos quieren y los que no nos quieren- y hasta aquellos que hoy pintaron y agredieron la casa del intendente, si alguna vez habían ganado el dinero que se ha ganado por este modelo con ventajas competitivas como nunca en los últimos tiempos, en tarifas desacopladas, en gasoil más barato, en tipo de cambio competitivo», al referirse a los productores agropecuarios.

«Todos los argentinos o gran parte de ellos hemos ganado cosas en estos seis años; algunos millones han recuperado el trabajo ya que son más 4 millones de puestos de trabajo; hoy de los 2 millones que vivían de planes sociales sólo quedan 400 mil en esa condición; el 77 por ciento ha conseguido trabajo y hay argentinos que han accedido por primera vez a la casa propia ya que hubo en estos años casi 300 mil soluciones habitacionales como nunca en la historia se construyeron tantas viviendas», indicó.

Cristina dijo que «si un trabajador o un operario no es ayudado por el Estado se le hace difícil tener su casa propia pero también es importante saber que muchos millones de argentinos en la provincia ya no tienen que ir a la canilla de agua potable del barrio a buscar agua o hay quienes ya han logrado el gas o el pavimento».

La Presidenta destacó también los puestos de trabajo que se han regularizado y están en blanco y la reducción del trabajo informal que «el último trimestre fue del 36.4 pero falta todavía».

Tras enumerar la situación de los jubilados «que durante décadas no habían conseguido aumentos» y la puesta en marcha de las negociaciones colectivas, Cristina destacó que «este es uno de los ejes del modelo iniciado en 2003 y que hoy queremos profundizar».

Asimismo, Cristina se refirió a los comerciantes y dijo que «también pudieron volver a abrir sus comercios o poner uno nuevo y también los productores que pudieron pagar sus deudas de sus campos hipotecados o pudieron comprar la 4 x 4 más linda del pueblo y qué lindo es ver progresar a la gente, pero todavía falta porque hay argentinos sin trabajo».

«Hoy hemos construido 700 escuelas pero nos falta para llegar a los mil y nos faltan más viviendas porque si un país que había sido dejado de la mano de Dios por la política del ajuste y de los ’gobiernos tornillo’ que aflojan para arriba y aprietan para abajo, si ese país crece, necesita más viviendas y más escuelas», subrayó.

Por último, la Presidenta dijo que «por eso creemos en el país que hace y no el que habla, en el país que trabaja y no en el que agravia, en el que produce y no en el que especula; con fuerza vamos a seguir adelante profundizando este modelo iniciado hace seis años para seguir creciendo y cuidando el trabajo de todos los argentinos y argentinas».

(Telam)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here