Desde que en 2010 se concediera el Premio Nobel a los científicos británicos que realizaron los primeros experimentos con grafeno, muchos son los investigadores que les secundan inventando nuevos materiales a partir de grafeno o grafito (uno de los elementos que conforman el grafeno).

La idea es fabricar materiales en tres dimensiones, con buena conductividad eléctrica y sobre todo ligeros, motivo por el que cada vez es más frecuente que un equipo de investigación anuncien el descubrimiento del «material más ligero del mundo».

El último en ganarse este título es el aerografito, desarrollado por científicos del norte de Alemania a base de tubos de carbono porosos. Con un peso de apenas 0,2 miligramos por centímetro cúbico, aseguran es extremadamente resistente.

El material no solo tiene buena conductividad eléctrica sino que además repele el agua, y los investigadores creen que podría ser muy útil en la fabricación de baterías más ligeras.

El hallazgo resultado del trabajo conjunto de la Universidad Kiel y la Universidad Tecnológica de Hamburgo fue publicado en la revista Advanced Materials del mes de julio.

Tan sólo pasaron seis meses desde que se presentara un material hecho a base de un entramado de tubos metálicos huecos de níquel con una densidad de 0,9 milígramos por centímetro cúbico. Tan ligero que puede colocarse encima de un diente de león sin alterar apenas su forma.

Pero según los creadores del aerografito, éste es hasta cuatro veces más ligero al estar hecho de carbono, elemento con una masa atómica mucho más baja que el níquel, y porque sus creadores lograron elaborar tubos con paredes «porosas».

«Es un material muy flexible y robusto, que podemos comprimir y que vuelve a su forma original sin destruir su conectividad eléctrica», explicó a BBCMundo Matthias Mecklenburg de la Universidad de Hamburgo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here