Duelo nacional en Uruguay para despedir al escritor Mario Benedetti

En un clima dominado por la congoja, cientos de personas rinden tributo al poeta que falleció ayer a los 88 años. El escritor es velado en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo y mañana será sepultado en el Cementerio Central. “Nos quedan para siempre sus libros y su conducta», dijo el director de Cultura.

Muchas patrias lloran al poeta Mario Benedetti quien falleció en su domicilio mientras dormía “de a poquito dejó de respirar” dijo su secretario Ariel Silva al diario uruguayo Observador.com

El gobierno de ese país decretó duelo nacional y resolvió que el velatorio del escritor se realice en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo desde las 9.00 hasta las 22.00.

El sepelio del poeta uruguayo se realizará este martes a las 10:00 en el Cementerio Central.

“Nos quedan para siempre sus libros y su conducta. Esa integridad… hoy la literatura universal siente un desgarro por este uruguayo sencillo. Tal vez el mensaje más profundo que nos deja es que el olvido está lleno de memoria”, dijo el director de Cultura de la Intendencia Municipal de Montevideo, Mauricio Rosencof.

El escritor Eduardo Galeano lo recordó con pocas, pero emotivas palabras diciendo: “Benditos sean los hombres honestos como él”. El autor de “Las venas abiertas de América Latina” agregó: “El dolor, se dice callando”.

Las palabras de homenaje y recuerdo llegan de varios países. En España durante el exilio político Benedetti escribió: «Jesús y yo salvadas las distancias/somos dos habitantes del exilio/ y lo somos por cautos por ilusos».

Así se expresaba el escritor en «Geografías», el libro que escribió durante su exilio en España, tras pasar por Buenos Aires y Cuba.

En estas horas de duelo, el país europeo lo recuerda y lo llora como una segunda patria. Allí cosechó amigos y seguidores, entre ellos Joan Manuel Serrat, quien puso voz a muchas de sus letras, y aquí ha publicado más de treinta poemarios o antologías, y más de veinte títulos entre relatos, novelas y ensayos.

Serrat expresó su hondo dolor: “Tengo una mezcla de tristeza y liberación”.

En España se llevó dos de los galardones más prestigiosos, el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, en 1999; y el Menéndez Pelayo, en 2005.

La vida de Benedetti estuvo marcada por un exilio obligado que le hizo salir de Uruguay en 1974, por la dictadura militar, que le persiguió y encarceló, y que torturó a familiares y amigos.

El escritor y poeta colombiano, Álvaro Mutis, dijo que con la muerte de Benedetti, «Latinoamérica pierde a un escritor continental, un escritor cuya obra refleja el sentir de todos los países de la región. «En el estado actual de América Latina perder a un escritor como Mario Benedetti es una de las mayores pérdidas», explicó Mutis.

El escritor portugués afincado en Lanzarote y premio Nobel de Literatura en 1998, José Saramago, alabó la categoría literaria y la dimensión humana del escritor uruguayo y dijo que «era un carácter humano extraordinario». «Hemos perdido y hemos ganado porque están ahí sus libros, que afortunadamente nos sobreviven».

Para la poeta hispano-uruguaya Cristina Peri Rossi, Benedetti ha sido un escritor de gran importancia «para los lectores de todo el mundo de habla hispana, no sólo en América Latina». «Ha tenido muchísimos lectores porque se comunicaba de manera muy directa», indicó.

Benedetti nació en Paso de los Toros en 1920 y entre sus obras más destacadas se encuentran Gracias por el fuego (1965), los cuentos de Con y sin nostalgia (1977), los poemas de Viento en el exilio (1981) y piezas teatrales como Pedro y el capitán (1979).

El uruguayo había estado internado cuatro veces en el los últimos meses por diversos problemas de salud. La última vez fue desde el pasado 24 de abril hasta el 6 de mayo. Ese día recibió el alta médica y fue trasladado a su domicilio tras casi dos semanas internado por su enfermedad intestinal crónica.

(Telam)