A poco de la definición de la Justicia, el oficialismo volvió a criticar las impugnaciones

Aníbal Fernández cuestionó a dos candidatas, una de Pro y otra del Acuerdo Cívico y Social, por su profesión y residencia. Por su parte, Randazzo señaló que las presentaciones realizadas sólo buscan «un impacto mediático».

El Gobierno nacional cuestionó duramente hoy a los partidos de la oposición, a raíz de las impugnaciones presentadas a los candidatos oficialistas en la Justicia, que se debe expedir esta semana.

El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, cuestionó las impugnaciones y apuntó concretamente contra las postulaciones de Marta Velarde, por el Acuerdo Cívico y Social, y de Laura Alonso, por PRO.

En este sentido, Fernández consideró «paradójico» que la presentación contra las candidaturas de Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa la haya hecho el radical Ricardo Gil Lavedra, quien «no dice que en el cuarto lugar de su lista está Marta Velarde», diputada nacional por Santiago del Estero.

«Marta Velarde fue precandidata a vicegobernadora por Santiago del Estero en la lista del justicialismo, es diputada nacional por Santiago del Estero, vive en Santiago del Estero, tiene el estudio jurídico en Santiago del Estero, y sigue cobrando aun hoy desarraigo por vivir en Santiago del Estero», afirmó.

En tanto, con respecto a Laura Alonso, quinta candidata a diputada nacional por el PRO, Fernández señaló que «la señora fue la directora ejecutiva de Poder Ciudadano» y que el «código de ética» de esa organización dice que «no es conveniente que ningún miembro del board se desempeñe en cargos públicos ni partidarios ni se postule a cargos electivos».

«Quisiera saber hace cuánto que (Alonso) milita en el PRO, si cobra o no por trabajar en el PRO», señaló el ministro, quien además afirmó que «esta señora es la que insulta a la Argentina presentando informes de teórica corrupción durante todo el año, haciéndonos quedar como el diablo ante la comunidad internacional».

Por su parte, el ministro del Interior, Florencio Randazzo, consideró que «no hay ninguna posibilidad» de que Néstor Kirchner y Daniel Scioli «no puedan ser candidatos» en las elecciones del 28 de junio y afirmó que las impugnaciones presentadas por la oposición en la justicia sólo buscan «un impacto mediático».

«No hay ninguna posibilidad de que no puedan ser candidatos. Esto es judicializar la política por parte de la oposición. Sinceramente no tiene ningún tipo de sustento el planteo que se ha hecho. No hay duda que estan buscando un impacto mediático», dijo el ministro a radio Mitre.

Randazzo dijo además que la oposición «tiene que saber que esto se resuelve el día de la votación porque cuando la sociedad concurre a las urnas da un veredicto inapelable», por lo que le pidió a los dirigentes opositores que «ofrezcan propuestas frente a determinados temas porque no hemos escuchado ni una».

Asimismo, el ministro expresó su confianza en que el gobierno «ha hecho lo suficiente para que la sociedad nos acompañe» en las elecciones legislativas nacionales, y aseveró «estar convencido de que Argentina ha cambiado muchísimo desde mayo de 2003 a la fecha».

No obstante, afirmó que «persisten problemas, falta mucho camino por recorrer; (Néstor) Kirchner sabía decir que estábamos en el infierno, recién salimos del infierno, y para el paraíso faltan muchísimos kilómetros y tenemos que seguir trabajando».

Ante una consulta, dijo que los actos de campaña en los que acompaña al ex presidente por el conurbano bonaerense son «espontáneos» y remarcó que «hay un enorme reconocimiento sobre la figura de Kirchner».

«Ni el más optimista ni el más opositor se hubiera imaginado la situación en la que está hoy la Argentina hace 6 años atrás», aseveró.

Por otra parte, fue consultado sobre su estado de salud, luego de que la semana pasada sufriera un desmayo en la Casa de Gobierno y quedará internado en observación algunas horas en el hospital Austral de Pilar.

Randazzo explicó que no tiene «funcionando bien» el sistema parasimpático del sistema nervioso, que regula la presión sanguínea y las pulsaciones, «lo que genera algún tipo de descompensación como la que sufrí», pero aclaró que ahora ya está trabajando con normalidad.

(Telam)