La estatua, que se encuentra en el santuario de Nuestra Señora de los Mares en Biblos, considerada la ciudad más antigua del mundo y que dio su nombre a la Biblia, supura presuntamente sangre y aceite por el ojo derecho, la boca y el cuello.

Una imagen de la Virgen en la ciudad de Biblos, al norte de Beirut, ha comenzado a llorar sangre y aceite, según medios de comunicación libaneses, que han destacado que este fenómeno coincide con la visita del papa Benedicto XVI.

El sacerdote de la iglesia, el padre Charbel Beirut, señaló a la radio «La Voz del Líbano» que, aunque él mismo ha podido comprobar que la estatua segrega aceite y sangre, espera que las autoridades eclesiásticas manden un comité para averiguar si se trata de un milagro.

Benedicto XVI visitó el Líbano, la primera a este país en sus siete años de pontificado.

1 Comentario

Responder a Eber Emanuel Ortiz - Cancelar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here